Rosario: incómoda propuesta para generar créditos para inquilinos

“Es algo fuera de lugar”, esa fue la respuesta titular del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario, Andrés Gariboldi, sobre la intención de imponer una sobretasa del 50% a las viviendas ociosas en la ciudad con el objetivo de destinar los fondos recaudados a familias que alquilan mediante créditos del Banco Municipal. La polémica se desató en virtud de una iniciativa, a la que accedió Mirador, del concejal Eduardo Toniolli que propone crear un registro municipal de casas y departamentos deshabitados, y además el cobro extra de un 50 por ciento sobre la tasa general de inmuebles (TGI), con la finalidad de ayudar a las familias que sí o sí necesitan alquilar una vivienda. Los argumentos del edil se basan en que “Rosario tiene más casas sin gente, que gente sin casa”. El concejal señala que “hay 55 mil familias rosarinas que alquilan la casa o departamento donde viven, y hay 80 mil unidades habitacionales vacías, como resultado del proceso de financiarización de la vivienda que se dio en las últimas décadas, marcadas por las inversiones en ladrillos con fines especulativos”. Pero Gariboldi desmiente los números. “Según los datos que relevó un informe del Instituto de Investigación Económica de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), hace un año y medio en Rosario registraba entre un 4 y 4,5% de propiedades desocupadas. Eso representa entre 25 y 26 mil inmuebles”, expresó a una radio local. Y agregó que las 80 mil unidades ociosas mencionadas por Toniolli pertenecían al universo tomado en el censo nacional del 2010. En esa oportunidad, el censista tocaba timbre en el inmueble y si no atendía nadie, ponía que ese lugar estaba desocupado. Si tenía un cartel de alquiler o venta, también lo consideraba desocupado y si estaba en construcción lo consideraba desocupado. En cambio, “la nuestra es la información fidedigna porque surge de un informe que hizo la gente de la Universidad Nacional de Rosario”, afirmó. Para Toniolli es sencillo poder detectar cuáles son las viviendas que se encuentran ociosas. “Mediante el cruce de datos con la Empresa Provincial de la Energía (EPE), la Municipalidad puede fácilmente determinar si una vivienda está ocupada. Si durante seis meses, el inmueble no registra consumo energético, pasaría a catalogarse como ocioso”, explicó a Mirador. Y amplió: “Proponemos implementar, a la par del registro, una sobretasa del 50 por ciento en la TGI a las viviendas que sean consideradas ociosas. Eso representaría una recaudación extra aproximada de 352 millones de pesos anuales, que podría destinarse a fortalecer los créditos que otorga el Banco Municipal para familias que alquilan, o a la compra de terrenos destinados al Fondo Municipal de Tierras, para el desarrollo de programas de construcción de viviendas”. El concejal se apoya en la experiencia de legislaciones similares vigentes en Francia e Inglaterra, y también en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por medio de su Instituto de la Vivienda. Sin embargo, no solamente el titular del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario salió al cruce, sino también su colega del PRO, Agapito Blanco, quien apuntó: “Es impracticable y anti constitucional. No respeta la propiedad privada. Desalienta la inversión inmobiliaria que genera miles de puestos de trabajo, y no resuelve absolutamente nada”. “Si la política no pudo resolver el problema de la vivienda en Argentina en décadas, la culpa no la pueden tener los propietarios. Desde mi punto de vista, la inversión en construcción es virtuosa y no especulativa. Por eso, la tomamos como una pésima iniciativa”, resaltó Blanco. Fuente: Mirador Provincial










Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square