“Hay que honrar la idea de que la inversión inmobiliaria es segura. Es nuestro ADN”

En un nuevo programa de “Miradas Constructivas”, Mario Gómez entrevistó a Damián Tabakman, uno de los principales referentes del real estate en Latinoamérica. La importancia de la docencia, de repensar la actividad, las expectativas a futuro y mucho más.


Damián Tabakman es, quizás, el principal referente del Real Estate en la región. Arquitecto y con diversos estudios en arte y finanzas, es un reconocido conferencista, con presencia permanente en todos los encuentros del sector. Uno de sus principales aportes es su rol docente y de divulgación, transmitiendo su experiencia a las nuevas generaciones de la industria inmobiliaria. Ha publicado seis libros y en los últimos años se he consolidado como un actor institucional de peso, presidiendo la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU). A pesar de todos sus títulos y reconocimientos, Tabakman afirma: “Lo que me sale más naturalmente es el rol docente. Me gusta dar clases, pero no en el sentido de pararse en un pizarrón y dar fórmulas, no me gusta hacer eso o sacar de la galera alguna fórmula del éxito que después de que uno lo transmite, la gente toma nota y cree que si haces tal cosa, seguro vas a tener éxito. Una docencia en el sentido de procurar ser inspirador, despertar la posibilidad de ver que acá hay un camino que aporta, que le permita a la gente encontrar un norte, que sea constructivo para uno mismo y también propositivo para la sociedad”.


Si bien en Argentina los profesionales inmobiliarios cuentan con gran experiencia, capacidad de reinvención, resiliencia y conocimientos, nunca se logró consolidar y capitalizar todo ese terreno ganado en mejores prácticas o instrumentos. “Tenemos la experiencia de dar clases, de contar cómo deberían hacerse las cosas, incluso de mejores prácticas en tantos lugares de Latinoamérica, incluso Miami o España, pero al mismo tiempo sentimos que estamos en la edad de piedra en tantos ámbitos”. Los desarrollos tecnológicos, las nuevas formas y demandas de comunicación, sumado a la crisis estructural producto de la pandemia, alteró, quizás para siempre, el campo de acción de los corredores y de toda la industria de bienes raíces. El mundo que viene presentará, inevitablemente, nuevos desafíos, y Tabakman no duda: “Hacen falta nuevas capacidades para emprender, se necesitan cambios muy profundos y muy disruptivos. Algunas cosas volverán a encaminarse como supieron ser, pero muchas otras traerán cambios fuertes y nos obligan a repensar el modelo de negocios, la forma de concebir los productos, de capitalizarlos y conceptualizarlos. Hoy hay que estar muy abiertos a cambios profundos”.


Este contexto de incertidumbre y de necesidad de construir nuevos caminos y mejores prácticas pone al desarrollador inmobiliario en una posición compleja: “se ve favorecido y, al mismo tiempo, terminan cayendo sobre sus hombros las expectativas y en especial la responsabilidad de tomar decisiones sin tener muy claro en qué contexto lo hace. Antes había herramientas que te permitían basarte en datos de mercado objetivos, en la experiencia previa, y ayudaba a tomar decisiones a partir de datos, pero en un entorno tan cambiante como el que estamos atravesando en todo sentido, me parece que le asigna al desarrollador una responsabilidad que no es fácil de asumir. Nos pasa todo el tiempo que hay muchas dudas dando vueltas en el mercado y en muchos casos terminan cayendo en escuchar la opinión de profesionales, consultores, gente que es periférica a la toma de decisiones centrales de un proyecto inmobiliario. Finalmente, el que toma la decisión de avanzar o no es el desarrollador y es una gigantesca responsabilidad”, resume Tabakman.


A pesar de todos los cambios y nuevos retos, hay un aspecto de la actividad de real estate que se mantiene firme y consolida el atractivo de invertir en el sector. Así lo explica el titular de la CEDU: “Tenemos que honrar el concepto de que la inmobiliaria es una inversión segura, porque es el ADN de nuestra actividad, sin desconocer que como cualquier negocio tiene su cuota de riesgo. Negocio sin riesgos no existieron ni existirán. Hay un delgado equilibrio entre transmitir la sensación de que los activos reales están ahí, pero simultáneamente hay una cuota de riesgo”. El recorrido profesional de Tabakman tuvo un nuevo giro en los últimos años al sumarse a la vida institucional y ponerse al frente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos: “Estoy fascinado con la actividad y experiencia institucional. Soy un completo autodidacta, tenía cero experiencia en esta cuestión, pero ha resultado algo de lo que estoy muy orgulloso, el sector se está institucionalizando, lo cual es super importante. Para ir a ver a una autoridad pública, una cosa es que vaya alguien de una empresa a reclamar y otra distinta es que vaya una institución que tiene otro peso y representatividad, tiene otro impacto”, relata entusiasmado y afirma que el próximo desafío de CEDU es seguir creciendo e incluir a todos los desarrolladores del país.


Finalmente, consultado sobre su visión a futuro y qué expectativas tiene para lo que se viene en el mundo del real estate, Tabakman opinó: “En el corto plazo, soy prudentemente optimista, me parece que están dadas algunas condiciones como para que el 2021 sea un buen año para nuestro sector. El fuertísimo abaratamiento de los costos de construcción es definitivamente un incentivo a que la gente, aun tomando el riesgo que implica invertir en la Argentina, se decida a hacerlo. Hay un costo de fabricar metros cuadrados que termina tentando. Por otra parte, hay que reconocer que desde el gobierno son muy insistentes en encontrar en la construcción privada un motor de la reactivación económica. No podemos dejar de decir que en general la gente se lanza masivamente a invertir no cuando es barato, sino cuando todos lo hacen y en contextos de alta incertidumbre, aunque estén dadas las condiciones, no tantos se animan. Cuando pocos se animan, eso también es contagioso. Cuando el dólar está carísimo y todos compran, más gente quiere comprar, hay que reconocer que es así. Necesitamos que la macroeconomía esté un poco más tranquila”.


Fuente: Stay Real

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square