Mientras en la Capital se reanudarán 600 construcciones, en la zona norte del Gran Buenos Aires se a

Las empresas constructoras comenzaron a preparar sus máquinas, y acondicionar los obradores, para recibir a sus operarios y reanudar gradualmente las edificaciones en la Capital Federal de más de 5.000 metros cuadrados y aquellas que estén a 90 días de la finalización, desde el próximo 14 de septiembre. En la zona norte del Gran Buenos Aires (GBA) se mantienen las medidas preventivas de contagio del COVID-l9, pero se reactiva el mercado inmobiliario, por la creciente preferencia de posibles propietarios que pretenden una vivienda cerca de la naturaleza y el agua. Después de más de 5 meses de parálisis de la construcción privada en la Ciudad de Buenos Aires -sólo se trabajaba en la demolición y excavación-, en la próxima semana volverán a la actividad unas 600 obras, que están dentro de un plazo de hasta 90 días para su finalización, y una semana después lo harán otras 400 de más de 5.000 m2, que representan el 60% de los metros cuadrados que se están construyendo en territorio porteño, estimado en más de 5,8 millones de metros cuadrados. Ya está la aprobación del protocolo por parte del Gobierno Nacional, elaborado para las obras comprendidas en esta nueva etapa de reapertura. Según nos informaron, dentro de los próximos días nos estarán comunicando el procedimiento acorde desde el Gobierno de la Ciudad, para poder reactivar los trabajos”, dijo a Infobae, Malí Vázquez, directora institucional de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU).


Federico Vinelli, de Vinelli Propiedades, manifestó con preocupación a Infobae: “la verdad, no veo diferencias para que en la Ciudad arranquen las obras y en el GBA, aún no. Es una barbaridad dejar sin trabajo a miles de personas del sector que podrían estar haciéndolo y cumpliendo con los protocolos correspondientes. Sobre todo, en los trabajos que por lo general son al aire libre y con pocos operarios en relación al tamaño del lugar”. En tanto, otra voz del sector precisó que la construcción es uno de los puntos claves para reactivar la economía, porque significa miles de puestos de trabajo directos e indirectos, y además representa millones de metros cuadrados que serán nuevas viviendas, otra gran necesidad para los argentinos. “No somos ajenos a la situación sanitaria, por eso se han presentado los protocolos para cuidar a todo el personal involucrado, tanto en The Link Towers, en CABA, como en Remeros Beach, en Tigre”, dijo a Infobae, Milagros Brito, presidenta de Vizora Desarrollos.


Una zona que atrae las búsquedas

El eje norte del Gran Buenos Aires es el más demandado. “Los interesados quieren vivir cómodamente, sin las restricciones del aislamiento. La gente con recursos le da prioridad al contacto con lo natural. Sumado esto a la merma de los valores de las propiedades en dólares, de entre 20% y 40%, y de la caída del valor del metro cuadrado de la construcción medido en divisas, son factores que hacen que se esté en presencia de un nuevo éxodo, que incluye otros ejes geográficos y el campo, también”, precisó Vinelli. “Mucha gente se replanteó en esta cuarentena qué tipo de hábitat quería de ahora en adelante y en este eje norte encuentra opciones de una vida social, educativa, cultural y con recursos de sistemas de salud de primer nivel. Todo eso hace que sea un punto con mucha demanda y cada vez se animan a ir más lejos, de hecho, habitantes de Vicente López, empiezan a migrar hacia Tigre”, detalló a Infobae, Sebastián Sosa, presidente de Re/Max Argentina y Uruguay.


Brito agregó: “por el análisis que hacemos de nuestros clientes, muchos focalizan la seguridad, algo que la zona norte ofrece, en mejores términos, en comparación con otros puntos. Hay un interés genuino, y cerramos varias operaciones. El público es de los más heterogéneo y buscan desde oficinas hasta viviendas de 1, 2 y hasta 3 dormitorios”. En los últimos años, Vicente López creció en el desarrollo de edificios tanto en el corredor Del Libertador, próximo al río, como en la zona de la Avenida Maipú, en donde creció el interés por el desarrollo comercial. En San Isidro, se expandieron los desarrollos multifamiliares con amenities y sobre todo los Town Houses (complejos cerrados de Dúplex y Tríplex). En Tigre y Escobar, al margen del área urbana, avanzaron los barrios con lagunas y los complejos cerrados, con oferta de entrega llave en mano, con la opción de lote más casa.


Santiago Mieres, socio de Mieres Propiedades, dijo a Infobae: “los valores promedio de las unidades en pozo en el corredor Norte, rondan entre USD 1.800 y USD 2.500 por m2. Las de proyectos a estrenar y culminadas, cotizan desde USD 2.200 a USD 2.800 dólares por metro cuadrado. En tanto, en el mercado del usado, los valores dependen de la necesidad de venta que tiene cada propietario; y van desde USD 1.300 a USD 3.000 por m2, según las prestaciones de la propiedad y ubicación”. A pesar de las demoras por la cuarentena, en octubre, y de acuerdo al cronograma que tenían en la inmobiliaria Pozzi, inaugurarán junto con la desarrolladora Massaccesi Construcciones el tercer edificio de Pacheco Boulevard, de 23 unidades en General Pacheco. Fernando Pozzi, de la comercializadora, contó a Infobae: “en esta zona del partido de Tigre, hay departamentos a estrenar entre los USD 2.200 y USD 2.600 por metro cuadrados.

“La zona norte, se posicionó fuertemente, y es por estos días quien está captando un nuevo proceso de descentralización que hizo resurgir el mercado suburbano”, argumentó a Infobae, Gonzalo Monarca, presidente del Grupo Monarca. “Para poner ejemplos concretos en la zona del corredor Bancalari /Nordelta, una vivienda sobre el lago, parte de USD 900.000. Y una levantada en un lote interno, sin vista al agua, parte desde USD 600.000. Un terreno interno puede obtenerse a partir de USD 250.000, y sobre la laguna, supera USD 400.000”, dijo Soledad Ramos, directora de la sucursal Nordelta de L. J. Ramos BrokersRamos.


Opción a las vacaciones

“La zona norte comenzó a recibir muchas consultas por alquiler, y a la par, se inició una ola de compradores que el mercado hace mucho tiempo, no tenía. Hay distintos tipos de clientes. El que cree que no va a poder irse de vacaciones y ya quiere reservar una casa para pasar el resto del año incluyendo los meses de enero, febrero y marzo. Estos casos se están convirtiendo en un gran desafío para las inmobiliarias porque se necesitan casas que estén amobladas. Muchos propietarios que normalmente las alquilan en temporada aún no las han ofrecido, porque no saben si van a poder irse de vacaciones. Lo que está sucediendo es que la gran mayoría de los propietarios, ante la demanda actual y la modificación de la ley de alquileres quieren que los contratos sean en dólares, algo imposible de sostener en el tiempo”, añadió Ramos. Además de priorizar la vida en el verde, otra situación que comienza a advertirse es que se están realizando permutas, en la que los propietarios adquieren propiedades entregando en parte de pago algún departamento en la Capital.


Fuente: Infobae

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square