Construcción. Vuelve parte de la obra privada en la Ciudad y piden más medidas

Después de más de cinco meses de parálisis de la construcción privada en la Ciudad de Buenos Aires -con la excepción de los trabajos de demolición y excavación-, la próxima semana volverán a la actividad unas 600 obras a 90 días de finalizarse y una semana después lo harán unas 400 de más de 5000 metros cuadrados, lo que es igual al 60% de los metros cuadrados que se están construyendo en territorio porteño. "Es un buen comienzo", dijo el presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), Damián Tabakman, quien agregó que en el conurbano bonaerense todavía no está habilitada la construcción, si bien las cámaras se están reuniendo con las autoridades para seguir avanzando en protocolos de apertura.


En el caso de la Ciudad, los protocolos fueron presentados el viernes pasado y posiblemente mañana salga el decreto o la decisión administrativa del gobierno nacional aprobándolos, y luego el decreto del gobierno porteño. De esta forma, el lunes 7 de septiembre comenzarían a operar unas 600 obras a las que le faltan 90 días para terminar, y el lunes 14, unas 400 (que en algunos casos se superponen con el anterior universo) de más de 5000 metros cuadrados. "Son menos de mil las que arrancan y representan el 60% de los metros cuadrados que se están construyendo. Si se suman las 340 que están en excavación y las 172 obras en demolición, tenes casi un 50% de las obras funcionando", explicaron a LA NACION fuentes de la Ciudad. Al 19 de marzo pasado había 3552 obras operativas.


En tanto, en la provincia de Buenos Aires el número es más difuso ya que algunos municipios sí permitieron la construcción -y quizá tuvieron que retroceder como en el caso de Mar del Plata-, mientras que el conurbano está paralizado, ya que nunca avanzó más allá de la fase 3 de la cuarentena. "En el Gran La Plata más de 300 edificios multifamiliares están parados. Eso implica alrededor de 6000 puestos de trabajo en forma directa y 18.000 a 19.000 puestos de trabajo indirectos. Alrededor de 24.000 personas que están sin actividad. Y en el ámbito de las viviendas unifamiliares hay otras 15.000 personas sin actividad", afirmó a este diario Fernando Magno, presidente de la Asociación Pymes de la Construcción Provincia de Buenos Aires (Apymeco). Con este panorama, Apymeco les propuso a las autoridades provinciales llevar a cabo una apertura progresiva y segmentada empezando por los casos más fáciles de vigilar, que son las obras mayores a los 500 metros cuadrados. "Lo tratamos con el Ministerio de Producción de la provincia y la Subsecretaría de Industria y les pareció razonable. La semana pasada conversamos también con el Ministerio de Salud y quedaron en contestarnos en el transcurso de esta semana", agregó.

Problemas de largo plazo


Sin embargo, según Gustavo Llambías, vicepresidente de la Asociación Empresarios de la Vivienda (AEV), si bien la puesta en marcha de las obras es un tema importante, es una problemática de corto plazo, ya que luego hay que pensar en la reactivación del sector, que viene golpeado hace más de dos años. "El sector necesita volver a trabajar abiertamente. Entrar en la fase que entraron un montón de rubros, porque cinco meses es una eternidad y el transporte privado para los trabajadores está asegurado. Pero más allá de la coyuntura Covid, hay un problema de fondo: otros sectores pueden recuperarse volviendo a los niveles pre Covid, pero en nuestro caso no alcanza. En enero de este año ya estábamos en un nivel de actividad peor que en la crisis de 2001. Creemos que los gobiernos entienden la capacidad que tiene la construcción para reactivar la economía y esperamos ser protagonistas en el paquete de 60 medidasoficiales por anunciarse, por lo mucho que tenemos para ofrecer", aseguró.


En el mismo sentido, Iván Szczech, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), valoró las exenciones impositivas que aprobó el jueves pasado la Legislatura porteña, pero dijo que hacen falta más medidas para reactivar el sector. "Llevamos cinco meses y medio sin actividad en la industria de la construcción y el AMBA es un 35% del movimiento de la industria, con alrededor de 100.000 trabajadores. Necesitamos ampliar los espacios para trabajar y celebramos medidas como las de la Legislatura, pero si no existen medidas a nivel nacional, más allá del voluntarismo, es difícil que muevan el amperímetro", consideró.


Fuente: La Nacion

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square