Propiedades en pesos: El mercado inmobiliario del interior comienza a moverse

Alentados por la puesta en marcha de las obras y la reapertura de showrooms e inmobiliarias en varias de las provincias de la Argentina, la actividad en el interior comienza -lentamente- a reactivarse. Si bien la pandemia desató un derrumbe de la economía en general y de este sector en particular, también trajo algunas tendencias como por ejemplo un mayor interés del público por las propiedades ubicadas en los suburbios a partir de la revalorización de los espacios verdes y del incremento del home office. Además, se multiplicaron las vías de comercialización electrónica y hasta se concretaron operaciones a distancia mediante la implementación de la firma digital. Para el comprador, el gran diferenciador que ofrece el mercado del interior en comparación al del AMBA radica en que -en la mayor parte de las provincias- los precios de las unidades en construcción se fijan en pesos, situación que en un contexto de fuerte devaluación como la actual y de cepo cambiario para acceder a la compra de moneda extranjera (además de la amplia brecha cambiaria que hay en las diversas cotizaciones del dólar), resulta ser un significativo punto a favor.

Por otra parte, si bien se está lejos aún de poder aseverar que existe una recuperación del mercado inmobiliario en el interior, los datos más alentadores provienen de la venta de lotes y de emprendimientos en construcción, que son los productos con más adeptos.


El leve repunte de consultas y -en ciertos casos- de ventas registrado en algunos puntos del país durante los últimos meses inyecta moderadas esperanzas al sector. "Hay muchos mercados del interior completamente pesificados como por ejemplo Córdoba y Tucumán. La devaluación hizo que los inmuebles valgan menos en dólares y esto empezó a tentar a algunos inversores. Si bien no están tirando manteca al techo, en el interior la comercialización no está paralizada. Lo que más se vende son lotes y departamentos en construcción a los que no les falte mucho tiempo para finalizar la obra porque en estos momentos la gente percibe a los proyectos en pozo como un riesgo", relata Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU).

Respecto a las particularidades de los diversos mercados, el especialista diferencia lo que pasa en Neuquén de la realidad de Córdoba. En el primer caso, la desaceleración de Vaca Muerta y del precio del petróleo hace que "Neuquén no esté tan bien " mientras que en mercados como Córdoba, Tucumán y Salta, la demanda está más activa. "Se mueven unidades residenciales de tickets bajos", agrega.

En la misma línea, Gustavo Ortola Martínez, presidente de la desarrolladora Go Real Estate y titular de la inmobiliaria Like Propiedades, con emprendimientos en Jujuy, San Luis, Buenos Aires y en Puerto Madryn admite que los proyectos del interior siguen en marcha. Además durante la cuarentena no se dejó de vender. Explica que en el Noroeste y en Puerto Madryn se siguió comercializando, aunque a un ritmo menor. De cara a futuro, los desarrolladores coinciden en que no es el momento de lanzar la construcción de edificios corporativos, centros comerciales ni hoteles debido a que el cambio de hábitos que la pandemia conlleva puede extenderse y transformar en forma definitiva el futuro de ese tipo de inversiones. Tabakman especifica que "hay que poner las fichas" en desarrollos suburbanos porque hay un interés renovado de la gente por irse a un lugar con verde, sobre todo si no hace falta ir a la oficina todos los días. "El proceso de suburbanización es atractivo en todas las ciudades del país", adelanta.

En síntesis, si bien nadie sabe con certeza el futuro de la actividad puertas adentro del país, los movimientos de estos meses pueden interpretarse como señales. Habrá que ver si a futuro se consolidan como tendencia.


Fuente: La Nación

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square