Tierra Firme

May 11, 2020

Haciendo un paralelismo al grito de “tierra firme” cuando los náufragos veían a la tierra como su salvación u oportunidad de vida, hoy pasa lo mismo entorno a las inversiones en campos productivos. 

 

En relación con lo que está pasando con el COVID 19, la mayoría de los activos económicos y financieros se ven desplomados, a excepción del oro, la tierra es una de las mejores opciones como refugio de capital. Y, con un hábil manejo productivo tienen un potencial interesante de ganancia. 

La crisis mundial ocasionada por la pandemia muestra la fragilidad de los activos y las enormes perdidas que ocasiona la caída de actividad comercial e industrial, mientras que la actividad agropecuaria sigue su actividad esencial con normalidad. El productor agropecuario genera productos dolarizados, mientras mantiene el valor del capital. 

Hoy la presión fiscal es asfixiante y a pesar del valor del dólar impuesto por el gobierno es la única fuente generadora de divisas reales para el país. Durante el 2019, 6 de cada 10 dolares que ingresaron del país fueron aportados por el agro, pese a todo el maltrato gubernamental.

 

Este cuadro muestra el comportamiento del valor de la tierra en los últimos 25 años, que fue en claro aumento. Se ve claramente que después de cada crisis comienza el repunte nuevamente de los precios de los campos y siempre superando los precios máximos establecidos en el ultimo pico:

 

 

 

Pensando que después de grandes crisis o guerras, los productores de alimentos son los beneficiados o los que salen fortalecidos. Entonces, no es errado pensar que el valor de la tierra dentro del mediano plazo tenderá a subir y muy probablemente luego de unos años superaran los valores alcanzados en el 2011-2012.

Para concluir, estoy convencido que dentro de las opciones futuras de inversión el campo o los inmuebles rurales, es una de las mejores opciones en este país.

 

 

Juan Minola

Titular de MINOLA PROPIEDADES

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter