El coronavirus detuvo obras que implican inversiones por USD 2.500 millones

El sector de la construcción emplea a unos 450.000 trabajadores en forma directa e indirecta. Entre 200.000 y 250.000 empleos directos están hoy inactivos


El aislamiento obligatorio está golpeando fuerte a los desarrolladores inmobiliarios, que hace algo más de tres semanas han tenido que detener sus obras en los segmentos de viviendas, oficinas, locales comerciales y desarrollos industriales. Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU) le explicó a BAE Negocios que "hoy están detenidos todos los metros cuadrados en construcción que, según estimaciones propias y datos de permisos otorgados en distintas grandes ciudades, superan ampliamente los 5 millones de metros cuadrados". En el sector estiman que hay una 5.000 obras paradas.

En cuanto a los puestos de trabajo impactados, el ejecutivo sostiene que entre "200.000 y 250.000 empleos directos están hoy inactivos y también calculamos que los indirectos pueden llegar a otros 200.000".


El directivo agrega que "si se toman unos USD500 de inversión por todo concepto (incluyendo obra, tierra, impuestos y otros gastos), estamos hablando de por lo menos USD2.500 millones de inversión por año que hoy no se ejecutan". Y, finalmente, señala que todo esto no incluye la construcción familiar de casas, que también está parada y emplea a muchos obreros, ni la obra pública. En este sentido, la CEDU y la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV), presidida por Miguel Camps, trabajan junto a otras instituciones de empresarios del desarrollo inmobiliario de todo el país con el objeto de diseñar un programa de medidas para frenar rápidamente la crisis que afecta al sector desde hace ya dos años y que se agravó con la cuarentena impuesta a causa del Covid-19. Hay unos 500 desarrolladores inmobiliarios que lideran el universo de las obras privadas, que, a su vez, representan más de 60% del total de construcciones que se hacen en el país. Los empresarios aseguran que ya están trabajando en propuestas de largo plazo para revitalizar el sector.



Perspectivas El desarrollador inmobiliario Gustavo Ortolá, quien además es parte de la AEV, afirma que "la salida del túnel" no será nada fácil. "El retorno de la actividad llegará con mayores costos, que estarán estrechamente relacionados con los nuevos protocolos que se impondrán en el sector. Por ejemplo, por el distanciamiento, las obras tendrán menos empleados, por lo que se extenderán los tiempos y habrá menor productividad; también habrá más inspecciones e incluso las ART cobrarán más porque estarán obligadas a cubrir a personas enfermas de coronavirus. Todo eso, más los inconvenientes logísticos, implicará un aumento de costos".

Por su parte, Matías Celasco Correa, Economista Research Manager del grupo inmobiliario CBRE, indicó que "al hablar de real estate, tenemos una condición a favor: la poca elasticidad en el corto plazo que tiene este mercado, prácticamente nula en Argentina. La misma no afecta en precios, pero sí condiciona la cantidad de transacciones. Respecto del mercado comercial, sobre todo a oficinas, la tasa de interés se comprimió por el 'gap' entre el dólar oficial y de mercado", afirma el ejecutivo.



FUENTE: BAE NEGOCIOS

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square