El mercado inmobiliario post coronavirus: más oportunidades para menos gente

April 16, 2020

Sinceramiento de los precios, ofertas en usados, demanda de alquileres y refugio para inversores, algunos de los pronósticos para el mundo del real estate. Qué pasará con las inversiones en el exterior.

 

Parece una película pero no lo es. La humanidad está viviendo una crisis sin precedentes que más tarde o más temprano llegará a su fin. El mundo ya no será el mismo y el mercado inmobiliario tampoco.

“Muchas cosas cambiarán. No creo que el mercado inmobiliario vuelva al mismo escenario de principio de año. Imagino más oportunidades en cuanto a precios de usados, algunos propietarios no podrán postergar más la venta por razones personales, y en proyectos de pozo donde se ofrecerán cuotas en pesos más bajas producto de las constantes devaluaciones, y la posibilidad de ir dolarizando los ahorros", asegura Hernán Siwacki, Socio Gerente de Capital Brokers Propiedades. Y agrega que “una vez que pase la crisis algunos desarrolladores necesitarán poner en movimiento la rueda lo antes posible y para eso estarán dispuestos a ajustar precios hasta valores cercanos al costo”.

 

Lady Siebenhaar, titular de Soluciones Inmobiliarias Nativa, coincide con Siwacki pero estima que la demanda se concentrará aún más en el público inversor. “Aquellos con buen poder adquisitivo o ahorros en dólares podrán hacer negocios extraordinarios como sucedió luego de la crisis del 2001. El resto de la población, una vez más, la verá pasar. A no ser que el Gobierno considere la situación habitacional entre sus prioridades y lance una batería de medidas, fundamentalmente el crédito, de lo contrario, el mercado seguirá inaccesible para la gran mayoría".

 

 

Elbio Stoler, Fundador y Director de ADN Developers, con seis proyectos en marcha que debieron pausar por la cuarentena es optimista. “Estimo que una vez que pase la cuarentena los inversores que optaron por activos financieros volverán más que nunca a elegir el ladrillo mientras que aquellos que guardaban sus dólares debajo del colchón se decidirán a invertirlos ya que hasta la moneda estadounidense sufrirá una devaluación. La clave será la recuperación macroeconómica ya que sin flujo de dinero tampoco habrá inversores. En pocas palabras, el que quede en pie con ahorros, o un excedente mensual en pesos, ya no tendrá dudas de dónde invertir. El primer paso es que la cadena de valor de la industria de la construcción entre nuevamente en ritmo para volver a encender la economía. En nuestro caso, esto significará reintegrar fuentes de trabajo y ponernos al día con los plazos para cumplir con nuestros clientes”.

 

Andrés Goldenberg, Fundador de Spider, compañía de inversiones inmobiliarias que asesora a argentinos que buscan invertir en Estados Unidos considera que así como esta crisis profundizará las desigualdades en las sociedades, algo similar ocurrirá con los países. "Aquellos con capacidad de maniobra fiscal y monetaria se recuperarán más rápido, y probablemente se conviertan en un refugio de capitales, mientras que los demás sufrirán un mayor retroceso por sus propias vulnerabilidades. Esto no significa que los mercados emergentes no serán una oportunidad para capitalizarse, pero si hablamos de seguridad y rentabilidad, entonces, habrá que mirar a los países más desarrollados. Nadie se salvará de esta crisis global, pero algunos saldrán más rápido de la tormenta”.

Gonzalo Martínez Vargas, CEO de Moebius Real Estate, inmobiliaria especialista en inversiones en Uruguay, cree que las diferencias entre los mercados se mantendrán. "Al tratarse de una crisis global todos los países retrocederán casilleros por lo que el escenario será el mismo para todos. Si Montevideo ofrecía una rentabilidad del 5% y Buenos Aires del 2% esto se mantendrá. El cambio más radical que se verá en la mayoría de los países será el impulso del mercado de alquileres, y por consiguiente el lanzamiento de más productos a la medida de este segmento. El escenario post coronavirus será de menor cantidad de ventas, una oferta casi nula de crédito hipotecario, y por consiguiente, más demanda de alquileres. Las empresas que ofrecen garantías inmobiliarias también se beneficiarán. En cuanto a precios, será necesario un sinceramiento del mercado con ajustes de alquileres y ventas de entre un 10 y 15%”.

 

"Lo que no cabe duda es que el mercado inmobiliario en el mundo cobrará más importancia como refugio de ahorros e inversión. El mercado financiero mostró, una vez más, ser muy volátil y vulnerable. La tierra y los ladrillos en cambio siempre estarán ahí, arrojando más o menos rentabilidad pero nunca perdiendo su valor”, asegura Goldenberg.

“La casa propia será una meta aún más fuerte. Las profecías de que las próximas generaciones serán habitantes del mundo y vivirán de paso deberán esperar. La gente revalorizará aún más su vivienda propia, sus afectos, lo esencial de la vida”, concluye Siebenhaar.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas