Una campaña para donar módulos hospitalarios

April 10, 2020

Después de hablar con colegas y con médicos conocidos, el desarrollador inmobiliario Alejandro Furst llegó a la conclusión de que el sistema de salud iba a necesitar bastante más que insumos para los centros sanitarios. Así fue que surgió la iniciativa de construir módulos hospitalarios, a fin de que las instituciones los puedan utilizar para hacer triage (la evaluación de los pacientes para fijar prioridades en la atención) fuera de sus instalaciones y prevenir contagios como consecuencia de que personas sanas y enfermas compartan todas juntas una guardia. "Ponernos a comprar o producir barbijos hubiera estado bien, pero esto es lo nuestro, lo que sabemos hacer", agrega Furst, quien habla también en nombre de sus colegas Roberto Sambrizzi, Gabriel Zandperl, Santiago Egurza y Lucas Salvatore .
Para obtener los fondos que necesitan para fabricarlos, los empresarios esperan obtener financiamiento a través de donaciones. Con ese objetivo, establecieron una alianza con la ONG COAS y así nació la campaña Sumemos espacio. Sumemos Salud . "Las donaciones se canalizan a través de COAS, que nos va liberando los fondos por módulo terminado", explica Furst.

 

 

 

Hoy se inauguró el primero de ellos en el Hospital Central de San Isidro

Por el momento, tienen previsto entregar otro módulo en la zona de Boulogne, en un centro de salud también dependiente del Hospital de San Isidro; dos en Vicente López, dos en La Matanza, uno en Moreno y otro en Morón. "Los hospitales interesados se contactan con nosotros.

Lo único que les pedimos es que se comprometan a darle una utilidad una vez finalizada la pandemia. Y en caso de que ellos desistan de su uso, que los donen a alguna institución escolar", agrega el empresario.

Los módulos son de acero y piso vinílico. Miden 90 metros cuadrados y se entregan preparados para hacer en su interior las divisiones necesarias. Se producen en una planta en Moreno, que cuenta con capacidad para realizar dos por día. El valor de costo es de $4 millones finales cada uno, entregado con dos aires acondicionados y toda la instalación eléctrica.

 

 

FUENTE: LA NACION