Tras un buen bimestre productivo, marzo dio señales positivas

Durante enero-febrero, la industria y la construcción crecieron 2,9% y 23% interanual respectivamente, pese a que hubo menos días hábiles. Superaron a la prepandemia pero resta salir del pozo al que se ingresó en 2018 con las devaluaciones. Los primeros datos de marzo indican una continuidad en la recuperación.


La actividad productiva operó, durante el primer bimestre del año, por encima de los niveles del mismo período del 2020, es decir por arriba de la prepandemia, e incluso del primer bimestre del 2019. Para marzo la expectativa es similar: los primeros indicadores muestran que hubo mejoras, más allá de la comparación con el durísimo primer mes de la cuarentena, respecto a marzo del 2019. En el bimestre enero-febrero, la construcción creció 23% interanual y la industria 2,9%. Dato adelantado: en marzo la industria estuvo en torno a 6% por arriba del 2019. Respecto a los niveles del pico productivo de ambos sectores, que se dio en 2017, la cosa está más complicada, tal como destacó un informe de la consultora LCG: “Si bien la actividad del sector industrial ya se ubica en niveles similares a los de 2019, aun se encuentra operando en niveles muy bajos, tras haber sufrido tres años al hilo de caídas. Incluso con una recuperación cercana al 12% (gran parte explicada por casi 10 puntos de arrastre que dejó el último trimestre de 2020), la industria continuaría operando por debajo de los niveles de mediados de 2018, y 10% por debajo del cierre de 2017”. Y agregó: “En el mismo sentido, la construcción se recuperó rápidamente de los desplomes de marzo y abril del año pasado y opera 22% por encima de febrero del 2020. Sin embargo, arrastra una dinámica muy pobre en su actividad y también se ubica muy por debajo del último año de crecimiento en Argentina, operando 10% por debajo de 2017”.


Falta dejar atrás la herencia de las devaluaciones

En ese sentido, al continuar por debajo de los niveles del pico productivo, todavía no se puede hablar de crecimiento en ambos sectores, sino de un rebote parcial. Dentro del pozo al que ingreso con las devaluaciones que se iniciaron en la segunda mitad del gobierno de Cambiemos, la dirección es hacia el repunte. De hecho, aunque falta recuperar lo perdido en 2018, ambos sectores ya dejaron atrás el desplome pandémico.


El Indec publicó los dos informes de actividad de ambos sectores: el IPI manufacturero y el ISAC. Mostraron sendas caídas mensuales respecto a los niveles de enero, lo que se explicó en las paradas de planta propias del período. En el 2021 se concentraron en febrero. Esto impactó de lleno en el indicador industrial, aunque también, estiman desde el Ministerio de Desarrollo Productivo, en el de la construcción, ya que el ISAC observa principalmente las ventas de insumos que, justamente, estuvieron afectados por las paradas de planta. Por eso, lo que se suele hacer respecto a los datos del primer bimestre de cada año es unirlos: de ahí el crecimiento bimestral que se observó en ambos sectores.


El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, señaló: “La industria tuvo un verano fabricando por encima de los niveles prepandemia; ahora bien, el dato de febrero fue algo peor al de enero (con una caída del 1,6% intermensual); ese dato era previsible y ya lo veníamos señalando; no se trata de un freno en la recuperación, sino que las paradas de planta por vacaciones este año se dieron más en febrero que en enero, a diferencia de 2020 (cuando fue más en enero)”. Además, ante la consulta de BAE Negocios, desde el Gobierno destacaron que el primer bimestre tuvo tres días hábiles menos respecto al 2020, ya que por un lado el 2020 fue bisiesto y por otro enero del 2021 tuvo dos hábiles menos, por lo cual la diferencia podría haber sido mayor.


Las señales de que marzo fue un buen mes para la producción de bienes

Y pese al parate de febrero, los indicadores de marzo dieron buenas señales de continuidad en la recuperación. Dejando de lado la comparación con el marzo pandémico, respecto al cual hubo una mejora de 27%, contra el mismo mes del 2019 la diferencia positiva fue de 6%, según el indicador que realiza el Centro de Estudios para la Producción (CEP-XXI), a partir de una reponderación de los datos de consumo eléctrico de las industrias de Cammesa.


Por su parte, la producción automotriz llegó a las 43.000 unidades, lo que implicó una mejora de 125% interanual y de 48% respecto a marzo del 2019. Los despachos de cemento crecieron 93% interanual y 3% respecto a 2019 (la comparación contra dos años atrás sirve para dejar de lado el efecto de la baja base de comparación que dejó lo peor de la cuarentena). El Índice Construya, además, estuvo 23% de marzo del 2019. “La mejora industrial no fue arte de magia, sino de un giro de 180 grados en la orientación de las políticas productivas. El gobierno de Macri fue anti-industrial, con tasas de interés usurarias y un desprecio por lo nacional”, afirmó Kulfas.


Fuente: BAE NEGOCIOS

4 vistas