Real estate: resurgimiento y una apuesta al 2022

Uruguay es uno de los países más elegidos en la Región para invertir en Real Estate porque entendió que sus políticas claras lograrían atraer capitales y generar plazas para la inversión.



Otro año que se cierra e inevitablemente los balances aparecen. Este 2021 continuó con el golpe que nos dejó la pandemia del Covid-19, pero aun así permitió seguir y enfocarse cada uno en sus proyectos, pese a la coyuntura mundial.

Para el sector inmobiliario en particular fue positivo porque se logró continuidad con proyectos y desarrollos que venían en marcha, y se realizó un gran análisis y re evaluación para sentar las bases para los proyectos de los próximos años. Durante el 2020 con el inicio de la pandemia el mercado inmobiliario en Uruguay explotó, logrando récord de compras de uruguayos y de consultas y compras de argentinos. Estos últimos representaron un 15 % de las ventas, número que hacía mucho no se veía. El 2021 permitió que el sector siguiera apostando y creciendo en Uruguay de manera constante pese a la situación global y los cambios que implican tanto en la economía como en la sociedad, casi dos años de pandemia. La creación de nuevos desarrollos inmobiliarios enfocados en las nuevas demandas que nos dejó la vida post pandemia, y apostando a la tecnología de punta, fueron algunas de las cosas que nos dejó este año.

La experiencia de vivir en muchos meses trabajando de forma virtual, nos ayudó a organizarnos y estar a la altura de las consultas que venían desde Argentina, ya que este mercado suele ser quien mueve la aguja en nuestro país. Aun así, es imposible escapar a la coyuntura y si bien siempre se tuvo la esperanza de que explotara positivamente la compra de inmuebles, no sucedió. Las consultas estuvieron tanto desde el mercado uruguayo con un 98% de ventas como el argentino donde las ventas representaron un 8% siempre con mucha expectativa por este último, pero la imposibilidad del acceso al país por el cierre de las fronteras dificultó los procesos. Sin embargo, desde que Uruguay empezó con la paulatina apertura de fronteras, primero para los residentes y luego para el público en general, aquellas consultas que se realizaron en cuarentena comenzaron a verse reflejadas en ventas durante este último tiempo.

Es importante destacar que, como todos los rubros, el real estate se vio afectado por la crisis económica mundial. Muchas empresas se encontraron imposibilitadas de trabajar, muchas otras debieron cerrar y por ende el capital de inversión y el dinero en la calle fue menor. Más allá de esta situación atípica y dura para nuestro país y nuestros vecinos, auguramos un 2022 de crecimiento y solidez para el Real Estate.

La inversión en ladrillo sigue siendo una apuesta segura y duradera con posibilidad de incrementar el capital a través de una renta que puede llegar a ser de un 6 % anual a lo que se suma el 4.6% de revalorización, como es el caso de algunos edificios en Montevideo. En la actualidad, la aparición de otras fuentes de inversión se pusieron de moda con ganancias desorbitantes, pero con la posibilidad de perder todo abruptamente.

El ladrillo, por lo tanto, es la opción más segura para resguardar el capital sin depender de los vaivenes que por ejemplo surgen en el mundo del Bitcoin. Para el año que viene se estima una subida en el valor de los inmuebles por la coyuntura mundial y la inflación que está sufriendo Estados Unidos, lo que genera que la gente refugie en ladrillos su dinero que es lo que siempre sostiene el valor. Muchas veces este tipo de situaciones produce un incremento en la apreciación y del valor del inmueble y el mercado llega tarde a entenderlo. La opción de adelantarse a ello y poder comprar hoy es inteligente y valiosa.

Asimismo, y más allá del contexto mundial, invertir en una unidad sigue siendo atractivo para uruguayos y extranjeros que ahora se extienden no solo a Argentina, sino también a Chile y países de Europa, permitiéndole al sector inmobiliario una fuerza y un reconocimiento importante a nivel internacional.

Uruguay es uno de los países más elegidos en la Región para invertir en Real Estate porque entendió que sus políticas claras lograrían atraer capitales y generar plazas para la inversión. El camino hacía el Este que parte desde la Capital hacía las zonas de veraneo empiezan a transformarse en los lugares elegidos para la compra, pero también barrios en Montevideo que antes eran impensados se volvieron productivos y tentadores. Nuevas centralidades, opciones de edificios sustentables, cómodos y con tecnología al servicio de todos se vuelven tentadores para los extranjeros que llegan en busca de inversiones claras, sencillas y estables.

Para los argentinos en particular, Montevideo pasó a ser la mejor opción para invertir porque, además de tener seguridad jurídica que se vuelve el mayor atractivo, tiene a favor la cercanía, cultura y hermandad que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo.


Fuente: Infobae

11 vistas