Posible blanqueo para propiedades hizo disparar las consultas por unidades que promedian USD 100.000

El dinero a declarar se podrá destinar para vivienda familiar o para el alquiler por un plazo de 10 años.



Desde que el Gobierno nacional envió al Congreso el Proyecto de Presupuesto para 2023 donde se incluyó un artículo que, en caso de aprobarse ampliará el blanqueo vigente con destino a la construcción a los inmuebles usados (que no estaban incorporados en la normativa), las inmobiliarias y desarrolladoras reciben muchas consultas a diario, según informaron desde el segmento.


El Blanqueo reglamentado por la Ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, que fue promulgada en agosto pasado y extendió este régimen por un año, hizo disparar los requerimientos de gente que tiene ahorros no declarados en moneda extranjera.


“Por lo general son consultas por unidades que promedian los USD 100.000 y están ubicadas en buenos barrios de Buenos Aires y de las principales ciudades del país”, dijo a Infobae un inmobiliario que opera en distintas zonas.


Todavía no hay precisiones sobre cuando se podría llegar a tratar el proyecto del Presupuesto en el ámbito parlamentario, pero se estima que sería en los primeros días de octubre. Lo concreto es que mientras se avanza en este aspecto corren los días para quien se decida a depositar el dinero: hasta el 19/11/22 el impuesto es del 5%, hasta el 17/02/23, 10%, y hasta el 16/08/23, 20 por ciento.


“Por lo general son consultas por unidades que promedian los USD 100.000 y están ubicadas en buenos barrios de Buenos Aires y de las principales ciudades del país” (dijo un inmobiliario)

Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), dijo a Infobae que “en diálogo con representantes de otras cámaras del sector y sobre todo desarrolladores y constructores nos comentaron que hay muchas consultas y desde que se anunció que podrían declarar dinero en inmuebles usados, hubo una gran respuesta de la demanda. Hasta ahora más en intenciones que en lo concreto, pero hay mucha expectativa y confiamos en que la gente terminará apostando tanto en el ladrillo a estrenar como en las viviendas usadas ni bien se pueda aprobar”.


Se aprobaría


Por lo trascendido en el Congreso nacional se estima que tanto oficialismo (que presentó el proyecto desde el ministerio de Economía) como desde la oposición aprobarían la medida de ampliar el blanqueo para la compra de propiedades usadas.


El dinero a declarar se podrá destinar para vivienda familiar o para el alquiler por un plazo de 10 años.



Por el momento, el inmueble usado deberá tener destino exclusivo a casa-habitación del declarante de los fondos y su familia o por un plazo no inferior a 10 años al alquiler (también con destino exclusivo a casa-habitación). En ambos casos, su valor de adquisición deberá ser igual o inferior a dos veces el importe previsto como mínimo no imponible para Bienes Personales. Hoy ese monto es de $30 millones para 2021 pero no se sabe aun el mínimo para 2022 (que podría tener una variación de 60% de acuerdo al IPC).


Expertos en materia impositiva sostienen que por la variación interanual, el valor del inmueble no podría superar los $106.800.000, por el cual aplican gran cantidad de propiedades que están en venta en todo el país.


Bennazar amplió que en unos días el Instituto de Capacitación (ICI) de la CIA, realizará una charla de capacitación para explicar alcances del Blanqueo y cómo adherirse. “Pero muchas inmobiliarias nos informan que hay muchas consultas y esto es una muy buena noticia”.


Qué esperan desde el sector


Por un lado está lo reglamentado hasta hoy donde quienes deseen pueden destinar ahorros no declarados en la construcción de viviendas que están en un grado de avance inferior al 50% desde marzo de 2021 en adelante.

Y por otro, la esperanza de los inmobiliarios que son receptivos de cualquier medida tendiente a activar o equilibrar el mercado.


“Creemos que hay gran oferta de inmuebles en venta en el país a valores históricamente atractivos y puede ser una buena oportunidad para que quien dispone de capital lo invierta en inmuebles, que beneficia a las familias, la plaza locativa y las actividades económicas conexas”, explicó a Infobae Emilio Caravaca Pazos, de la Federación Inmobiliaria de la República Argentina (FIRA).


Lo interesante para las entidades del sector inmobiliario es que en caso de extenderse el blanqueo a los inmuebles usados, estiman que cientos de propiedades pasarán a engrosar la hoy escasa oferta de alquileres que se achicó como nunca desde que entró en vigencia la ley que los regula. Hoy se estima que en Buenos Aires faltan unos 40.000 departamentos que antes se destinaban para alquilar y se pasaron al formato temporario o se ofrecen en venta por decisión de sus dueños.


Pero esto ocurre en todo el país, la escasez de oferta es protagonista en la Patagonia, Rosario, Mendoza, Córdoba, Resistencia, Santa Fe, Salta o La Plata, por ejemplo.


“Habitualmente los meses de octubre y noviembre son de constante actividad, que luego, en meses con predominante actividad turística disminuye en las ciudades que no son receptivas y se incrementa, lógicamente, en aquellas que reciben visitantes. Este mensaje, acompañado de algunas otras medidas de fondo puede ser positivo y de definición para quien posee un capital con posibilidades de ser invertido en nuestro país.


Desde el sector los profesionales se están preparando para poder atender las consultas e inquietudes que pueda tener quien está interesado en adherirse al blanqueo para poder asesorar y colaborar”, concluyó Caravaca Pazos.



Fuente: Infobae

1 visualización