Por qué invertir hoy en Canning, el corazón del real estate argentino

Desde hace tres años, el corredor vive un boom inmobiliario y una expansión territorial, social y cultural sin precedentes.



Al principio, cuando comenzó la llegada masiva de urbanizaciones y emprendimientos, el sector inmobiliario bautizó a Canning como “el nuevo Pilar”.


Sin embargo, el fenómeno cobró tal envergadura que se tuvo que buscar un nuevo término. Entonces, se decidió bautizar a la zona Canning Valley, un nuevo concepto que engloba esta idea de una región con grandes sueños, que se expande bajo una directriz clara y con un único objetivo: Ser el mejor lugar para vivir.


Sin duda, los datos acompañan. Según cifras oficiales de los últimos tres años, el corredor Canning (que atraviesa los municipios de Ezeiza, Esteban Echeverría, Presidente Perón, San Vicente y Cañuelas) fue la región con el mayor crecimiento demográfico y la mayor cantidad de metros cuadrados construidos en toda la Argentina.


Canning como región denominada, englobando una región de parte de 4 Municipios ha sufrido un crecimiento del orden del 20 % en sus habitantes en solo los últimos 5 años. Se estima que unos 12000 / 15000 nuevos habitantes se han radicado en la región. Además de este total se estima que sólo un 10/15 % ha construido para radicarse los fines de semana o en vacaciones, el resto son habitantes permanentes.


El precio de los lotes subió 35 % durante el último año y la oferta de casas es diversa, con precios para varios segmentos que van desde 170.000 a 450.000 dólares, y el segmento más alto con casas de hasta 2,5 millones de dólares.


Con eje en las rutas 52 y 58, el crecimiento y desarrollo de Canning parece no tener fin. Los edificios de oficinas, nuevos emprendimientos abiertos de retail y condominios cerrados también nos demuestran un crecimiento increíble. Además, hay decenas de nuevos condominios con departamentos de tipologías diversas y amenities modernos (lagunas, vinotecas, resguardo de valores, etc.) y paseos gastronómicos sobre Ruta 52 en el desvío con Ruta 58.


En todos los aspectos y nichos, Canning crece, y cada día llegan nuevas empresas desarrolladoras, inmobiliarias, estudios de arquitectura y diseño, inversionistas, constructoras y escribanías que forman una comunidad de soñadores del Real Estate que sorprende y emociona.


En cada café, restó, estación de servicio o juntada de amigos se habla de un proyecto, se discuten ideas y se tiran planos y proyectos sobre la mesa. Así está hoy Canning Valley.

Un fenómeno de impacto genuino que no solo moviliza al real estate. Es un fenómeno político, social y económico de real importancia en una época donde el crecimiento se observa achatado. Es un oasis, no. Es mucho más que un oasis, su impacto es sostenido y prolongado en más de 25 años. Hasta cuándo va a crecer y qué le falta es cuestión de soñar y trabajarlo. Cómo hacer para que se desarrolle en forma homogénea requiere de un trabajo público y privado que aún hace falta.


Director de DG Negocios Inmobiliarios


Fuente: Ámbito

10 visualizaciones