Por primera vez desde 2018 se registró un trimestre con “récord” de escrituras en la Ciudad

Los meses de junio, julio y agosto cerraron con más de 3000 operaciones de compra venta de inmuebles en la ciudad de Buenos Aires y los brokers inmobiliarios anticipan un cambio de ciclo.



Tal como anticipó LA NACION. los números anticipan el cambio de tendencia en el mercado inmobiliario. Hoy se dieron a conocer la cantidad de escrituras firmadas durante todo agosto en la Ciudad de Buenos Aires. Fueron 3117 operaciones de compra venta de inmuebles., un 23,8 por ciento más que el mismo mes del año pasado.


“A la hora de analizar la dinámica de los primeros ocho meses, con casi 20.000 operaciones el alza es del 16 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado”, detalla Jorge De Bártolo, presidente del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, aunque aclara que si la comparación es con julio muestra un descenso en el volumen: habían sido 3138, un 4,4 por ciento más que en junio cuando se cerraron 3005 escrituras en la ciudad de Buenos Aires, un 4,8% más que en mayo.


Pero el dato revelador es que con estos números, junio, julio y agosto es el primer trimestre en los que en tres meses consecutivos se generan más de 3000 firmas mensuales.


Un fenómeno que no ocurría desde el boom de los créditos UVA en 2018, lo cual demuestra porque aún es más revelador. Un año en el que todos los meses cerraron por encima de las 3000 operaciones en la Capital Federal y en el que durante los primeros ocho meses, incluso, se mantuvieron por encima de las 4000, con picos que superaron las 6000 escrituras mensuales. Después de ese boom - y hasta ahora - no se volvió a registrar un período de tres meses con más de 3000 operaciones mensuales.


En diciembre de 2017, se arañaron las 8000 escrituras (fueron 7908 operaciones): dos datos venían impulsando al mercado, los créditos hipotecarios UVA y que diciembre es el mes más alto por excelencia, muchos cierran los años contables y toman las decisiones en el último mes del año. “En ese caso es estacional, no marca un rumbo”, aclaran desde el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.


“Tampoco tenemos que dejar de ver que en los años de control cambiario, es decir, entre 2011 y 2013, había 5000 escrituras con crédito, y que en 2018 esa cifra llegaba a 10.000.


Eso significa que había prácticamente un escenario fortalecido con hipotecas del que estamos muy lejos hoy”, analiza De Bártolo e insiste en que con mayores incentivos al crédito hipotecario este panorama sería mucho más dinamizador. “Pese a que 6 meses de los 8 de 2022 fueron positivos respecto a 2021, las hipotecas no llegan ni a las 1000 en todo el lapso y es una baja del 5% interanual”, agrega.


En la Provincia de Buenos Aires también los números son alentadores. En agosto se cerraron 8676 operaciones según datos del Colegio de Escribanos bonaerense. Este valor fue un 19,8 % superior al del mismo mes de 2021, cuando se habían contabilizado 7242 escrituras. Pero si la comparación es con el mes anterior, se evidenció una suba del 3,13 %, ya que en julio se habían realizado 8413 operaciones.


El Presidente del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, Diego Leandro Molina habla de una tendencia de leve crecimiento observada en los últimos meses aunque aún lejos de los niveles de consolidación del mercado. “Todavía estamos insertos en un panorama que no permite hablar de recuperación, más allá de los incrementos puntuales”, es cauto el funcionario .


Este período de repunte en la compra venta de inmuebles acompaña, además, la tendencia de que los precios de venta, que cayeron hasta 35 por ciento desde antes de la pandemia -considerando el valor al que se cierran las operaciones y no sólo el de publicación- tocaron su piso. Lo que explica porque también, los brokers ya hablan de un aumento en las consultas y reservas “Se duplicaron el último mes”, cuantifica Norberto Lepore, director de la inmobiliaria homónima.


“El aumento de las escrituras es un indicador y hay un mayor movimiento de mercado”, afirma Martín Boquete, director de Toribio Achával Propiedades.


“Había una demanda contenida que comenzó a realizar consultas y a tomar decisiones de compra”, advierte Gabriela Goldszer, director de Ocampo Propiedades. Coincide Diego Cazes, director de L.J Ramos, “los inmuebles a valor de mercado se venden y los dueños lo están entendiendo”.


Los números generaron sorpresa en el sector porque se dieron en meses turbulentos para la economía argentina, tras la renuncia del ministro Martín Guzmán, la inestabilidad cambiaria y la suba del dólar blue, indicadores que suelen dilatar las decisiones de compra de las propiedades y enfriar al mercado. inmobiliario.


Para los especialistas, en medio de los cambios de gabinete económico y el anuncio de nuevas medidas, los números de junio podían justificarse, de alguna forma, por el cierre de operaciones que se habían cerrado en mayo y se concretaron ese mes. Pero, las más de 3000 escrituras mensuales se volvió a repetir en julio. En este caso, también podría tener un efecto arrastre pero en agosto ya no.


Para finalizar, los brokers inmobiliarios coinciden en que es un dato que deja una sensación positiva porque julio había comenzado con mucha incertidumbre en lo económico y ahora se ubicó entre los cinco meses con más actividad desde 2019 a la actualidad, inclusive incluyendo los diciembres que es el período de mayor volumen.

Igual aclaran que la estabilidad del dólar es clave para que la tendencia se mantenga e inclusive toma aún mayor fuerza.


“Una devaluación y una hiper, sin duda, cambiarían el impulso y el mercado de compraventa volvería a enfriarse”, coinciden las fuentes consultadas.



Fuente: La Nación

7 visualizaciones