top of page

Manos a la obra: cómo construir un lavadero funcional y cuál es la mejor orientación

Muchas veces determina la decisión de compra de la propiedad. Es aconsejable que esté cerca del área húmeda del hogar. Costo promedio por metro cuadrado.



Uno de los espacios del hogar que no debe descuidarse es el lavadero, aquel aliado que muchas veces es el elegido para emplearse como depósito y donde se instalan muebles empotrados o móviles que son claves para transformarse en lugares de guardado.


Se trata de una dependencia de servicio y multi uso a la vez, por eso se considera una pieza fundamental en el hogar, y muchas veces su funcionalidad y espacio es una opción que ayuda a decidir la compra de una vivienda.


Ezequiel Wierzba, especialista del mercado inmobiliario, dijo a Infobae que “para mucha gente, aunque parezca increíble, es prioritario que la vivienda por comprar o alquilar disponga de lavadero. Es un espacio único, especial para su función de lavado, secado y planchado. Muchos posibles compradores nos preguntan: ¿Tiene lavadero? Es una de las consultas principales que nos hacen entre las averiguaciones previas”.


Hasta 30 años atrás era habitual construirlos en los edificios. Luego esa opción dejó de ser prioridad para los desarrolladores, quienes comenzaron a ofrecer alternativas como espacio para lavarropas en la cocina o laundry (de uso común) del consorcio de propietarios.


Es algo frecuente la consulta previa para decidir la compra o alquiler de la vivienda (Wierzba)

Actualmente, los lavaderos volvieron a ganar importancia. El que cuenta con buen lugar de guardado puede llegar a representar hasta un 20% de la cotización de la vivienda, porque se trata de un espacio en el hogar multifunción. A veces muchas casas que tenían lavaderos terminan convirtiéndose en quincho con el paso del tiempo.



“No siempre está la posibilidad de hacer un espacio exclusivo para lavadero (hablando desde el proyecto en una obra) porque muchos arquitectos prefieren destinar esos metros en la cocina o hacer un baño más. En estos casos lo que se suele hacer es dejar un sector libre en la cocina para instalar el lavarropas”, añadió Wierzba.


Dónde diseñarlos y cómo se construyen


Hay varias posibilidades para ubicar el lavadero en una casa que se va edificar. Al proyectarlo se recomienda que el espacio de secado quede disimulado de la vista exterior y de los recorridos interiores de la unidad.


“Cuando se está buscando un lugar para lavadero en un departamento o en una casa, lo ideal es encontrar ese espacio cerca de las zonas húmedas, como algún baño o cocina, donde sea más fácil el acceso a la provisión de agua caliente y fría y los desagües. Es así como se evita romper paredes o pisos en otras habitaciones”, dijo a Infobae la arquitecta Gabriela Correa, especialista en proyecto, dirección y ejecución de obras nuevas y remodelaciones.


Lo ideal para un lavadero es que se instale en la parte de la vivienda cuya orientación de hacia el norte para que tenga buen sol.



En los departamentos es aconsejable que esté en conexión con el aire libre para tener un espacio próximo de tendido de ropa, algo que se descuida mucho en los edificios nuevos.


La arquitecta Myriam Heredia, comentó a Infobae, que “cada vez es más usual en departamentos ver tendederos en balcones y ventanas que dan un feo aspecto al edificio además de no ser la manera más adecuada de airear la ropa de lavado. En una casa lo ideal es tenerlo ubicado cerca de la terraza o en la terraza misma o hacia algún patio interior que reciba buena iluminación natural y privacidad a la hora del tendido”.


El lavadero es un espacio de “trabajo” o “servicio” en la vivienda. Al tener un uso tan específico, hay que tener en cuenta principalmente la practicidad en las tareas que allí se realicen.


El planchado se suele realizar allí y es otra de las tareas a tener presente a la hora de diseñar estos ambientes (Olmi)

Seguramente se trabaje con canastos grandes de ropa o sábanas y por ello deben ser cómodos, balanceando la superficie con el resto de los metros cuadrados de la vivienda.

Maximiliano Olmi, de Arquitecto x Hora, dijo a Infobae, que “el planchado se suele realizar allí y es otra de las tareas a tener presente a la hora de diseñar estos ambientes.


Hoy existen en el mercado varios artefactos muy voluminosos que ayudan en las tareas que se realizan en un lavadero y debe tenerse en cuenta la posibilidad de colocar e instalarlos y proyectar futuros posibles cambios, por artefactos de mayores medidas”.



Tanto la cocina, baños como cocheras, son espacios de servicio en un hogar. Si el lavadero está cerca o incluido en uno de estos, se alejan ruidos, olores, vapores, entre otros, del área social (comedor o living, por ejemplo).


“Si el lavadero es un espacio exclusivo destinado para tal fin, funcionalmente aporta en la organización y orden de la casa. Sectorizar un lugar donde poner la ropa usada, realizar el proceso de lavado, planchado y en muchos casos contar con un armario como espacio provisorio, es un motivo menos de discusión”, precisó Correa.



La presión de agua es fundamental en toda el área húmeda de la casa y pensarla en función de esta es fundamental.


Por llevar instalaciones de agua y desagües, edificar el lavadero tiene casi la misma complejidad que un baño, pero al ser un lugar secundario, de trabajo, se suelen elegir revestimientos y griferías más económicas que en los baños y cocinas.


Es común que se concluyan con pisos cerámicos y mesadas de granito (no de mármol como en cocinas, por ejemplo). Las paredes se pintan y no es necesario que dispongan de una decoración sofisticada.


Es común que se concluyan con pisos cerámicos y mesadas de granito

“El guardado de ciertos elementos que no se pueden acomodar junto a los alimentos también es importante desde la parte sanitaria de la vivienda. Además, si están bien diseñados, que las partes de ocio o sociales no tengan relación y vistas hacia el sector de servicios, favorece la calidad e importancia de los ambientes y el hábitat en general”, comentó Maximiliano Olmi.


Costos y metrajes


Por lo general los lavaderos se construyen en una superficie que oscila entre 5 y 20 metros cuadrados. Su costo varía entre USD 400 y USD 1.000 por m2.

Myriam Heredia, añadió: “No olvidemos que un lavadero necesita todas las conexiones de agua y a veces hasta de gas si se coloca termotanque o calefón, electricidad para alto consumo y revestimientos impermeables que hagan más fácil el mantenimiento”.


En cuanto a las conexiones de los electrodomésticos en general son simples, salvo algún equipo particular con especificaciones técnicas determinadas.

“Recomiendo tener la instalación eléctrica en buena condiciones, determinar la cantidad necesaria y ubicación de tomas corrientes con la potencia recomendada para cada electrodoméstico y dejar previstos algunos más.


Sumado a lo básico que necesita un lavadero, una máquina para lavar ropa, aconsejo las máquinas lavadoras/secadoras, ideales para acotar el espacio, dejamos liberadas sillas, muebles y todos aquellos lugares que invadimos con ropa húmeda”, detalló Gabriela Correa.


Es recomendable tener la instalación eléctrica en buena condiciones, determinar la cantidad necesaria y ubicación de tomas corrientes con la potencia recomendada para cada electrodoméstico (Correa)

En caso de necesitar lugar de secado, expertos aconsejan colocar los tendederos de colgar en el techo con manivela (salen desde $10.000 hasta $60.000 por unidad), ocupan espacio aéreo en uso y cuando no, se recogen liberándolo.



Es importante contar con un punto de apoyo como una mesada de mínimo 80 cm. Correa, amplió: “Es bueno colocar la bacha hacia un lado u otro de la mesada cuando es chica, queda entonces un área de trabajo más cómoda. Y para lograr un lavadero completo y muy funcional, hay que proveer de un armario, sin puertas, con estantes y perchero para colocar la ropa planchada, con un compartimento de ancho y alto que permite el guardado de la tabla de planchar y estantes para utensilios y productos”.


El lavadero es funcional en la calidad de vida de los habitantes del departamento o casa. “Además, es un lugar neurálgico para poder tener una casa ordenada. En Europa sobre todo se pueden ver grandes lavaderos con espacios para lavadoras y secadoras (el clima influye) y espacios para el almacenamiento de ropa limpia o para lavar. Muchas veces están más en contacto con el baño principal de la casa que con la cocina que en nuestra cultura es más usual”, destacó Heredia.


Hay muchos productos en la casa que es mejor guardarlos lejos de los alimentos. Más allá de jabones y artículos de limpieza en general, hay venenos, fertilizantes, aspiradora, entre otros, que convienen que estén acomodados en determinados lugares que tal vez no hagan falta en las alacenas de uso diario.


“Los tiempos cambian, con la cantidad de artefactos nuevos que ayudan en las tareas modernas. Hasta hace algunos años era inimaginable no instalar una pileta para lavar la ropa a mano. Hoy, hay lavarropas que simulan ese tipo de labores, suplantando a la famosa bacha amplia o la tabla de lavar de nuestras abuelas”, concluyó Olmi.



Fuente: Infobae

1 visualización
bottom of page