Las demoras en las obras por la restricción a la movilidad no frenarán la adhesión al blanqueo

Los desarrolladores inmobiliarios creen que las ventajas de mediano plazo de la moratoria superan a las dificultades coyunturales en el AMBA. Pedirán a la AFIP flexibilizar los plazos para ingresar.


Las nuevas restricciones que dispuso el Gobierno a la circulación de los trabajadores de las actividades decretadas como no esenciales en el radio del AMBA detendrá momentáneamente el ritmo de avance de las obras pero no quitará interés de quienes habían decidido adherirse al blanqueo de capitales para la construcción. La AFIP culminó el último martes la reglamentación del Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda de la Ley 27.613 mediante la Resolución General 4976, pero a la luz de los decretos del Presidente que dispuso nuevas medidas para frenar la segunda ola de contagios de covid-19, en el sector esperan medidas complementarias


“La primera etapa, es la más atractiva, pero vamos a pedir al Gobierno y a la AFIP que postergue y extienda más allá del 10 de mayo la primera etapa de adhesión al blanqueo, el cual estamos convencidos es un gran incentivo para sostener la reactivación de la construcción. Creemos que las medidas restrictivas por la pandemia no harán que la gente deje de volcar las inversiones en obras privadas nuevas y podamos seguir generando empleos”, contó, Ricardo Griot, presidente de la comisión de desarrolladores de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC).


“Somos optimistas, esta semana en la última reunión del Consejo Federal de la cámara, el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, presentó el presupuesto, y en breve se iniciarán obras muy importantes para el sector, como las anunciadas por el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, Jorge Ferraresi, del plan de viviendas públicas en articulación con las provincias y municipios, algo favorable para dinamizar nuestro segmento que viene de dos años muy difíciles. Ahora, podrían demorarse unas semanas, pero la voluntad es empezar los trabajos ni bien desciendan los casos de covid-19 y se flexibilice la circulación de los trabajadores”, comentó Griot.


Otras fuentes de la cámara coinciden con la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), que las obras no deberían detenerse, hay pocos casos positivos de covid-19 entre los operarios, y el personal, en su mayoría, se traslada en transporte privado que costean las compañías. Además, resaltan: “los protocolos y los testeos que se hacen en los obradores, garantizan mejores condiciones de trabajo”. Juan Manuel Tapiola, CEO de Spazios, dijo: “el freno de algunas obras generará ruido, pero considero que el atractivo del blanqueo es superador porque es un instrumento que estará vigente por dos años. Quien está dispuesto a invertir en las obras de pozo, tal vez lo haga gradualmente, pero finalmente lo realizará, porque éste es un sector que es el resguardo ideal para esos dólares. Por lo sondeado con nuestros posibles clientes, el interés está muy vivo. Además, recientemente se terminó de definir la normativa”.


Otros incentivos

En el sector hay perspectivas esperanzadoras tanto por el blanqueo como por los créditos que lanzó el Gobierno nacional destinados a la “Casa Propia”, para la construcción de casas de hasta 60 m2 en lote propio, por un monto máximo de $4 millones, a 30 años y a tasa cero. También el programa ofrece planes de refacción y ampliación. Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), puntualizó, que hay expectativas positivas sobre el blanqueo. “Es una oportunidad y estamos seguros que la gente la va a aprovechar. Hoy es barato construir y se puede invertir con plata no declarada, además la alícuota es muy baja (5% inicial, que al cambio libre se reduce a 3,5%). Creo que será un año muy bueno y que se reactivará el sector en buen volumen”.

Instrumentación

Los empresarios del Real Estate se muestran entusiasmados con el blanqueo, y estiman que podría atraer inversiones por USD 5.000 millones, aunque advierten que la falta de crédito hipotecario para la compra de unidades que superan los $15 millones (USD 100.000) promedio podría demorar el recupero de la inversión de quienes opten por exteriorizar sus activos no declarados. A pesar de que el valor del m2 para construir bajó en dólares al compararlo con 2017 (cuando promediaba USD 1.100), y los precios de las unidades en venta disminuyeron entre 25% y 35% en relación con 2019, mucha gente sigue sin poder llegar a su techo propio por la falta de herramientas de financiación.


“Una política sana a largo plazo sería complementar el blanqueo con crédito hipotecario. El éxito de un programa así se produce cuando se hace una planificación integral que contemple ambas puntas. No solo hay que permitirle a la gente blanquear el dinero sino también potenciar a quien no dispone del dinero para comprar y está interesada en los nuevos”, destacó Gabriel Brodsky, CEO de la firma Predial. Desde el sector, argumentan que lo más interesante de la iniciativa oficial es que está enfocada a obras de pozo con un grado de avance inferior al 50% y el costo para acceder es relativamente bajo.


La reglamentación de la AFIP y alcances

La Resolución General AFP 4376 que habilita los beneficios tributarios y las herramientas contempladas en la Ley 27.613, destaca que la medida “promueve el desarrollo y la inversión en proyectos inmobiliarios nuevos que se inicien a partir de la entrada en vigencia de la ley (12 de marzo de 2021) o que, a dicha fecha, tengan un avance inferior al 50 por ciento”. Y estableció un régimen de escalas progresivas, según el momento de adhesión que ahora los desarrolladores del AMBA esperan que se extiendan: “Período mayo; alícuota 5%. Acreditaciones realizadas desde el 12 de marzo al 10 de mayo de 2021, inclusive. El vencimiento es el 31 de mayo de 2021. Período junio: alícuota 10%. Acreditaciones realizadas desde el 11 de mayo al 9 de junio de 2021, inclusive. El vencimiento es el 30 de junio de 2021. Período julio: alícuota 20%. Acreditaciones realizadas desde el 10 de junio al 9 de julio de 2021, inclusive. El vencimiento es el 9 de julio de 2021.


Brodsky explicó que “para ingresar en esta modalidad, por ejemplo un inversor (sea desarrollador, constructor o que compra una propiedad) tiene que abrir una cuenta especial en un banco y depositar los pesos o dólares. Tiene tiempo hasta el 31 de diciembre de 2022 para usar esos fondos en alguna obra. Una vez que haya elegido dónde invertir y ese proyecto cumpla con los requisitos, se le transfieren los fondos al desarrollador.” Las unidades que califican en su mayoría son las que pertenecen a edificios que ofrecen departamentos de 1, 2 y 3 ambientes con amenities y que cotizan desde USD 60.060 dólares dependiendo de sus características.


“Trabajamos en un rubro que necesita de la inversión privada. Este es un punto de partida para atender una cuestión de fondo que es el déficit habitacional que hay en la Argentina desde hace décadas, y que de la única manera que podrá resolverse, es pensando en largo plazo de manera sostenida e interactuando entre el sector privado y el público. Todos los actores debemos empezar a trabajar para que la Ley 27.613 tenga éxito”, destacó Leonardo Rodríguez Nader, CEO y co fundador de CMNV. Contaron las fuentes a este medio que los desarrolladores recibieron en los últimos días varias consultas de gente interesada en volcar el dinero no declarado en las propiedades en construcción.


“Entendemos que con la ley de estímulo a la construcción se ha generado una herramienta muy útil para promover el desarrollo inmobiliario. En nuestro caso, llevamos adelante un proyecto en Coghlan, que se encuentra por debajo del 50% de edificación. En términos generales, vemos que se creó una buena oportunidad para dinamizar la construcción privada, que es sin dudas uno de los motores de la economía formal, y esperamos que tenga un fuerte impacto en el sector”, dijo, Maximiliano Marqués, director financiero de Saltum Developments.


Fuente: Infobae

5 vistas