Lanzan el 1° fondo inmobiliario para construir viviendas dirigido a sectores de ingresos medios/bajo

Se trata de Pellegrini I, para que puedan participar inversores institucionales, compañías de seguros y bancos. Podrá financiarse hasta el 80% del desarrollo total de cada proyecto.


Pellegrini SA, empresa del Grupo Banco Nación, lanzó el primer Fondo Común de Inversión Cerrado Inmobiliario (FCICI), denominado Pellegrini I, que apunta a financiar el desarrollo y la construcción de viviendas destinadas hacia los sectores de ingresos medios y bajos de la población. Los FCICI son vehículos de inversión colectiva conformados de patrimonios que se nutren con los aportes que realizan los inversores suscribiendo cuotapartes y convirtiéndose en cuotapartistas del fondo. A través de la RG N°855 del 10 de septiembre de 2020, emitida por la Comisión Nacional de Valores (CNV) se creó un régimen especial de Productos de Inversión Colectiva para el desarrollo inmobiliario, con el objeto de fomentar la creación de estructuras de inversión en la economía real y, particularmente, en la industria de la construcción.


El espíritu de la normativa es impulsar el desarrollo de la actividad inmobiliaria, en todas sus formas, brindando las herramientas que permitan el acceso al fi­nanciamiento a través del mercado de capitales. Se trata de un fondo cerrado impulsado por Pellegrini S.A. (como Sociedad Gerente) y Banco de Valores (como Sociedad Depositaria) que prevé la emisión de cuotapartes por un valor de oferta pública de $2.000.000.000 en el primer tramo de emisión y de hasta $10.000.000.000 como monto máximo nominal y un plazo de 10 años. Esta propuesta posibilitará financiar la construcción de viviendas de hasta 220.000 UVAs o UVIs de precio final, con inicio de construcción para ser reactivadas y puestas a la venta en condiciones adecuadas de precio. Inicialmente, se prevé completar complejos habitacionales en centros urbanos con alcance nacional.


Destinado a inversores institucionales como compañías de seguros y bancos. Sobre todo, estos últimos, a partir de la autorización del Banco Central de la República Argentina (BCRA) para afectar hasta el 1% de la Responsabilidad Patrimonial Computable de las entidades a este tipo de vehículos de financiamiento colectivo. Juan Napoli, en representación de Banco de Valores, como Fiduciario y Custodio independiente mas importante del mercado argentino, manifestó su satisfacción en acompañar a Pellegrini SA, en este FCIC: “Siguiendo el espíritu de la CNV en el fomento y creación de estructuras de inversión vinculadas a la economía real y particularmente la construcción, cuyo rol es clave en la reactivación de la economía nacional”, señaló.


La constitución de este fondo fue autorizada por la Comisión Nacional de Valores, en el marco de la Ley 27.440 de Financiamiento Productivo. Cuenta con importantes beneficios impositivos para los inversores que participen y cumplan con las condiciones de permanencia. Considerado como un instrumento financiero con impacto social certificado por FIX SCR, sobre la base de una auditoría anual del uso de sus fondos y que será presentado para su listado en el Panel de Valores Negociables SVS de ByMA. El proyecto Pellegrini I, está alineado a los cuatro componentes principales de los Principios de Bonos Sociales (Bonos con impacto social positivo alineados a los SBP por sus siglas en inglés) del ICMA (International Capital Market Association) generando un impacto social positivo.


El acto de lanzamiento, realizado a través de la modalidad virtual, contó con la participación de Eduardo Hecker, presidente del Banco Nación, Adrián Cosentino, presidente de la CNV, Juan Napoli y Norberto Mathys, presidente y vicepresidente respectivamente de Banco de Valores y Daniel Otero, presidente de Pellegrini S.A. así como distintos funcionarios de los organismos participantes y potenciales inversores. Hecker, remarcó, “la importancia de ésta iniciativa para financiar la construcción y desarrollo de viviendas para sectores medios y bajos, ya que es una actividad que genera valor agregado, dinamiza la economía y crea nuevos empleos, sobre todo, para ésta etapa tan particular que viven la Argentina y el mundo”.


Por su parte, Cosentino, resaltó la reciente autorización de un régimen especial destinado a fomentar la inversión en valores negociables con impacto ambiental, social y de gobernanza, en línea con los objetivos de este producto. El FCICl posibilitará la adquisición de manera directa de inmuebles, o mediante la inversión en sociedades u otras estructuras jurídicas en los términos que autoricen las Normas o mediante el otorgamiento de créditos con destino exclusivo a la terminación del Proyecto Inmobiliario, con la existencia de garantías reales o personales y siempre que resulten compatibles con lo previsto por el art. 206 de la Ley 27.440.


Sobre los emprendimientos

Los Proyectos Inmobiliarios se ubicarán en áreas urbanas o semiurbanas, en cualquier lugar dentro de Argentina. Por lo menos el cincuenta por ciento (50%) de los Proyectos Inmobiliarios deberán estar ubicados en centros urbanos de más de 500.000 habitantes. Tendrán que estar vinculados a vivienda dirigidos a sectores de ingresos bajos o medios, en el marco de lo establecido por el art. 206 de la Ley 27.440 con destino a su futura enajenación, o su alquiler y posterior enajenación. Podrán ser fi­nanciados por el Fondo hasta el 80% del total del Proyecto Inmobiliario. Sólo se participará en Proyectos Inmobiliarios que, al momento de la primera inversión del Fondo, tengan un avance de al menos el veinte por ciento. Al analizar la inversión en los Proyectos Inmobiliarios, la Sociedad Gerente considerará, en su caso, las posibilidades de fi­nanciamiento adicional a las inversiones del Fondo, de modo de reducir el riesgo de no terminación del Proyecto Inmobiliario.


Además de seleccionarse proyectos residenciales y de carácter “líquido” en su alquiler y en su venta (tanto por sus tipologías como por su segmentación), el Fondo recientemente creado, adquirirá para su cartera, indefectiblemente, terrenos con permisos ya aprobados, de forma de no tener que incurrir en el largo e incierto proceso previo al inicio de la construcción como ser la: compra de la Tierra; generación de Anteproyecto y Documentación Ejecutiva; gestión de permiso de construcción y todo otro permiso necesario, proceso que puede llevarle en su conjunto entre 12 y 36 meses hasta que se esté en condiciones de comenzar la obra, y que puede generar una severa “distorsión” en el rendimiento de su capital ocioso hasta que pueda ser efectivamente invertido en los proyectos especificados. Tras finalizar el evento de presentación, el titular de Pellegrini S.A., Otero manifestó: “Estamos muy orgullosos y agradecidos de poder poner en el mercado de capitales un producto de la economía real, que contribuya a la creación de puestos de trabajo y aumente la disponibilidad de viviendas para sectores de ingresos medios y bajos, a la vez que ofrece al inversor una herramienta sólida a largo plazo”


Pellegrini S.A. actuará como Sociedad Gerente y Banco de Valores como Sociedad Depositaria, Organizador de la Emisión y la Colocación. Acompañan a Pellegrini y Banco de Valores: Nación Bursatil S.A, Allaria Ledesma &Cía S.A., SBS Trading S.A., Balanz Capital Valores S.A.U. y Zofingen Securities S.A. como Colocadores, FIX SCR S.A. Agente de Calificación, Paolantonio & Legon Abogados como Asesores Legales de la transacción.


Fuente: Infobae

25 vistas