La inversión privada motoriza la construcción de viviendas en el Cono Sur

Si bien la pandemia debilitó la economía en general, los proyectos inmobiliarios se mantienen y continúan en expansión.


Tanto en Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay la edificación es motorizada por el impulso de desarrolladores y la actividad pública muestra cierta retracción, ya que los gobiernos, además de problemas coyunturales, enfrentaron severos gastos por la pandemia.


En Argentina, el problema viene desde hace tiempo, se estima que faltan más de 3,500,000 de unidades, un déficit importante. Sin embargo, el sector privado tomó fuerza en el último tiempo enfocándose en los usuarios finales y con financiación en pesos, con planes entre 10 y 15 años, que son indexados por el Índice de la Cámara Argentina de la Construcción. También crecen las ciudades más importantes del país, como Rosario, La Plata, Salta, Córdoba, Mar del Plata y Mendoza, entre otras. “La gente opta por comprar en departamentos con balcones o terrazas, o directamente si son familias jóvenes, en las urbanizaciones con verde, a más de 15 km de las grandes urbes, ante el temor de un nuevo confinamiento por si hay un rebrote de Covid-19”, sintetizó Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU).

En Uruguay, los empresarios del sector, sostienen que la pandemia no parece haber afectado demasiado a la construcción, siguen en pie la edificación de inmuebles ubicados en los mejores barrios de Montevideo, que demandaron más de 300 millones de dólares de inversión, desde 2019 a la fecha. Incluso muchos inversores apuestan por este país, siendo argentinos, porque pagan menos impuestos y cargas por distintos gravámenes.


Según los estudios registrados por la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios de Chile (ADI), la recuperación del mercado residencial se ha intensificado positivamente y con fuerza, luego de haber tenido un impacto fuerte por la pandemia y la crisis social de finales de 2019. Las ventas del cuarto trimestre de 2020 fueron sumamente mayores a las de 2019 y, 2018 inclusive, lo que muestra un dinamismo en la demanda. La venta de departamentos ha aumentado en todos los segmentos, al igual que en las casas.

El mercado de la construcción de viviendas de Asunción del Paraguay, goza de muy buena salud, es de los países más sólidos en materia de inflación y con menor presión impositiva de esta región. En pleno periodo del coronavirus en 2020, el desarrollo inmobiliario ha estado trabajando, y para 2021 se advierte gran optimismo ante la presencia de más de 70 proyectos en ejecución. En los últimos tiempos, desde finales de 2019, a la fecha, se invirtieron unos 250 millones de dólares en distintas propuestas que incluyen residencial, corporativo y centros comerciales.


Fuente: Impulso Negocios

0 vistas