La construcción apuesta a los beneficios tributarios del blanqueo

La posibilidad del sinceramiento fiscal, la baja del costo constructivo y la variedad en la oferta del mercado inmobiliario ofrecen un panorama alentador para posibles inversores. El sector de la construcción se muestra expectante tras la implementación del Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, destinado a promover el desarrollo o inversión en proyectos inmobiliarios realizados en la Argentina. Mientras que a principio de esta semana se publicó el Decreto en el Boletín Oficial, este jueves quedó oficializada la reglamentación del Banco Central; y aún faltan los avances de la AFIP y la de la Comisión Nacional de Valores para quienes opten por las operaciones de compra venta de títulos públicos.

En este sentido, el titular de la desarrolladora G70, Ari Milsztejn, dijo que desde el sector piden que los organismos públicos agilicen los trámites para llevar adelante el blanqueo y que los procesos no sean engorrosos para el inversor. “Además, si bien probablemente los plazos se corran, el blanqueo ya debería estar rigiendo, pero todavía hay muchas entidades intervinientes que no están al tanto de su funcionamiento”, agregó el desarrollador.

¿Cuáles son los beneficios? El dinero derivado del sinceramiento fiscal puede destinarse únicamente a la compra de departamentos en obras privadas nuevas o en construcción con un grado de avance inferior al 50%. En el Decreto 244/2021 está especificado que todos los fondos declarados deberán encontrarse afectados al desarrollo o la inversión, en proyectos inmobiliarios, con anterioridad al 31 de diciembre de 2022. Las personas humanas, sucesiones indivisas y los sujetos establecidos en el artículo 53 de la Ley de Impuesto a las Ganancias podrán declarar de manera voluntaria ante la AFIP la tenencia de moneda extranjera y nacional en el país y en el exterior dentro de un plazo que se extenderá desde la fecha de entrada en vigencia de esta ley y hasta transcurridos 120 días corridos.

Dentro de estos plazos, el inversor tendrá 60 días para adherir a la declaración voluntaria de capitales con un impuesto mínimo de 5%, que sube a 10% hasta los 90 días y a 20% hasta los 120 días. Vemos una gran posibilidad tanto para desarrolladores, que recibirán más fuerza para apalancar los proyectos, como así también para inversores, ya que la tasa que se va a pagar por el sinceramiento fiscal será accesible y además los precios en dólares para comprar proyectos en pozo siguen siendo tentadores”, recalcó Misztejn. Asimismo, quienes compren propiedades en pozo con dinero declarado no pagarán Bienes Personales por el valor de la inversión que realicen en inmuebles en construcción hasta el 31 de diciembre de 2022 inclusive.

Es decir, desde el período fiscal en que se efectivice la inversión y por un plazo máximo de dos períodos fiscales y, además, podrán computar como pago a cuenta del Impuesto sobre los Bienes Personales (sobre otros bienes que tenga) el equivalente al 1% del valor de las inversiones en proyectos inmobiliarios. Cabe aclarar que aquellos sujetos que ingresen al blanqueo no van a gozar de los beneficios que tienen los inversores que utilicen dinero ya declarado. La ley también busca beneficiar a los propietarios de las tierras y como habitualmente, al momento de la venta de un terreno, el desarrollador ofrece metros cuadrados como forma de pago que se entregan cuando finaliza la obra, la nueva reglamentación establece que quien vende un terreno difiere hasta el momento de la entrega de los departamentos, o final de la obra (lo que suceda primero), el pago de Ganancias.


Fuente: Impulso Negocios

6 vistas

Entradas Recientes

Ver todo