Inversiones inmobiliarias a la medida de cada cliente

El mercado del Real Estate venía sorteando varias dificultades hasta que llegó el Covid-19, la pandemia que desarticuló al mundo entero y puso en jaque a todas las economías. Con todo, lo positivo es que el sector inmobiliario y la industria de la construcción tienen un ADN que genera sus propios anticuerpos; pasada la fiebre, empiezan a andar de nuevo. En este marco, las operaciones de compra y venta de inmuebles y las obras de construcción comenzaron a dinamizarse, desempolvando estrategias que en otras crisis sirvieron de envión y hoy se combinan con nuevos mecanismos para seguir haciendo negocios.


Si usted es un inversor o un interesado en comprar su primera casa, sepa que las opciones para hacerlo son muchas. Con suerte, los propietarios e inmobiliarios que tenga al frente tendrán la empatía suficiente a efectos de que se llegue a un buen negocio para ambas partes. “Buscamos acompañar a cada cliente con el formato de financiación que mejor se ajuste a su situación económica-financiera, dependiendo del producto y la instancia en que se encuentre la obra”, enfatiza Valentín Jauregui, socio de Dycsa.

Lo convencional

Está claro que el escenario actual no es el ideal, e incluso que las opciones para comprar están ceñidas: a no desanimarse. Lo primordial es el asesoramiento de los profesionales inmobiliarios. De ahí en más, armar el mejor plan de financiación será más sencillo para llegar a la vivienda propia. “En el contexto actual se ven muchas menos propuestas de financiación dentro del sector, aunque la más habitual es una entrega inicial. El resto se financia en cuotas hasta la posesión”, explica Martín Teicher, director de Elyon Desarrollistas.


Las cuotas son en pesos y se actualizan de acuerdo al índice del costo de la construcción que publica la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco); suelen ser 12 y 36 cuotas de acuerdo al plazo de ejecución de la obra y la entrega inicial se establece entre el 50 por ciento y el 70 por ciento. De nuevo, cada operación es particular. Los datos mencionados son de referencia de acuerdo a los casos más habituales que se están viendo en el mercado.


“Te lo cambio”

Si con el esquema de entrega y cuotas no alcanza, hay otra alternativa para sumar: los canjes. Pueden ser con bienes menores e incluso vehículos. “Se realizan operaciones con canje, y de hecho es un excelente momento para que lo hagan los propietarios, ya que es una gran oportunidad para crecer en metros cuadrados y también de mejorar el tipo de departamento o zona donde se ubica”, subraya Teicher. En Dycsa las permutas no son lo más habitual, pero Jauregui destaca: “debido al contexto actual hemos flexibilizado también en la toma de canjes, tanto de inmuebles como de rodados”.

En proceso

Las empresas constructoras y las oficinas inmobiliarias evalúan sumar más alternativas. Por ejemplo, Elyon Desarrollistas adelanta: “Estamos trabajando en algo que va a ser realmente muy interesante y esperamos comunicarlo pronto”. Finalmente, en Dycsa evalúan un sistema de financiación de cuotas fijas en pesos. Al respecto, Jauregui dice: “hace tiempo ofrecimos planes de hasta 90 cuotas fijas en pesos con una entrega inicial. Es un formato poco común en el rubro, que brinda la posibilidad al cliente de saber con certeza el total de su inversión en pesos, dejando de lado las preocupaciones por las distintas fluctuaciones económicas que puede enfrentar el país en los años venideros”. En resumen, el sector inmobiliario está a disposición de las partes.


Fuente: Clasificados La Voz

0 vistas