Igualdad de género: cómo las mujeres ganaron lugar en la industria inmobiliaria y la construcción

Mujeres en Real Estate nuclea profesionales con cargos de liderazgo en empresas. Se estima que la participación femenino en el sector inmueble ya supera los 5.000 puestos entre dirección, supervisión de obras e instalación eléctrica, entre otros.



La construcción no es sólo cosa de hombres reafirman con fuerza las mujeres, que gradualmente van ocupando espacios laborales en el ámbito de la edificación de viviendas. Se estima que más de 5.000 trabajadoras y profesionales ocupan diversos puestos desde dirección de obras hasta quienes realizan la colocación de revestimientos en propiedades que se están por estrenar en breve.


Para lograr potenciar la igualdad de oportunidades de género varias referentes del sector crearon hace tres años Mujeres en Real Estate (MRE). Trabajan en conjunto porque entienden que falta progresar para que las empresas se animen a ampliar el cupo femenino en distintos rubros del segmento, pero a la vez argumentan que van logrando pasos concretos para crecer.


Mali Vázquez, presidenta de MRE y directora institucional de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), dijo a Infobae que a nivel global, los datos señalan que el 60% de los graduados universitarios son mujeres.


“Sin embargo, sólo el 11% ocupan puestos de responsabilidad. En mi caso, frecuentemente me preguntan -casi a modo de crítica- porque siempre estoy rodeada de hombres en mi entorno profesional. Esto que señalo se debe sin duda a diversos motivos, pero creo que uno de los más importantes es la falta de referentes femeninos en los ámbitos de decisión económica y empresarial”.


“Sólo el 11% de mujeres ocupan puestos de responsabilidad. En mi caso, frecuentemente me preguntan -casi a modo de crítica- porque siempre estoy rodeada de hombres en mi entorno profesional” (Vázquez)

Hoy la mujer se anima a trabajar con martillo en mano, y además de la proyección de obras, en el control, provisión y guardado de herramientas (puesto denominado como pañolera), oficiales de pintura, ayudantes de albañilería, incluyendo el emplazamiento de piezas de ajuste de los elementos de hormigón premoldeado.


“Llegó el momento de valorar el conocimiento y las capacidades de las personas, sin importar si es hombre o mujer. En el Real Estate han predominado las corbatas y para generar el cambio, creo que las mujeres que ya ocupamos puestos de decisión tenemos que crear los referentes femeninos y ser modelos para las mujeres que vendrán detrás nuestro”, añadió Vázquez que además fue una de las que impulsó el grupo MRE, que tuvo mucha visibilidad en un evento sectorial realizado hace poco en donde premiaron a Cecilia Bunge, la hija del fundador de Pinamar, el arquitecto y urbanista Jorge Bunge, que a los 17 años se casó con Enrique Shaw.


Cecilia se hizo cargo de la empresa familiar Pinamar SA al poco tiempo de enviudar, en 1963, y la hizo expandir.



Mariana Stange, inmobiliaria de profesión y una de las integrantes, dijo a Infobae que “llamaba la atención que íbamos a una exposición o entregas de premios y todos eran varones. Por eso coincidimos en que debíamos ir más allá.


La mujer tiene la misma capacidad que el hombre y hay que lograr mayor terreno, estoy convencida de ello. No estoy de acuerdo con la ley de cupos, creo en el esfuerzo, y el mérito, en ganar el lugar y que todos tengan igualdad, competir sanamente en un mercado inmobiliario donde varones y mujeres trabajamos juntos”.


Romper prototipos


Se habla de un cambio de ciclo y también se calcula que las mujeres podrán acceder a mejores lugares en el ámbito del trabajo en la edificación, proyección, decoración y comercialización de viviendas.


Sofía Riva, que trabaja en una compañía constructora, dijo a Infobae que “todo lo logrado hasta el momento ha sido muy positivo y debemos seguir rompiendo mitos, de hecho en muchas reuniones de la empresa hasta hace poco tiempo mucha gente se pensaba que yo sólo era quien debía servir el café, por ser la única mujer, pero eso fue cambiando, poco a poco vamos ocupando más lugares de liderazgo”.


Argumentan que al trabajar juntas por un bien común se empoderan y crean sinergia entre sí. “Aun cuesta porque hay mucho machismo presente en las empresas, y tampoco podemos ir codazo a codazo por nuestros lugares, sino que todo se gana con profesionalismo y dedicación”, dijo a Infobae la arquitecta Myriam Heredia.


Coincidió también la arquitecta Claudia Faena, que amplió lo siguiente: “Queremos estar en los libros de historia de arquitectura, y creo que vamos en el buen camino. Hasta hace un tiempo nos escondían, y ahora es común que la mujer aparezca en charlas, seminarios y participe igual que el hombre”.


Una aspiración podría ser que alguna llegue a ocupar el cargo de presidenta de la Sociedad Central de Arquitectos que jamás fue liderado por una mujer. Pero falta, sostienen.


Cynthia Edenburg, martillera de una compañía que opera en distintos mercados, comentó a Infobae que “la mujer ya está muy insertada en el mundo de las inmobiliarias, pero falta que derrame en otros, en lo comercial el 80% somos mujeres. Sería super interesante que se propague hacia todos los ámbitos”.


Consejos hacia otras mujeres y las estudiantes



Romper mitos y barreras es un desafío pero justificaron que es necesario que cada mujer haga lo que le gusta.


Mariela Schenone, contadora y especialista del Real Estate, dijo a Infobae que “lo importante es que trabajamos por el bien colectivo, y que se visibilice todo lo que estamos haciendo, aún en distintas actividades estamos dentro de un mercado que con el tiempo estimamos irá dejando de ser tan masculino. Un avance es que hoy vemos paneles compartidos en distintos eventos y eso incentiva para que haya más mujeres en el sector”.


Algo que ha cambiado es que en muchos obradores ya empiezan a verse baños de varones y mujeres, impensado hace un tiempo atrás.


“De hecho más chicas cursan dirección de obras, seguridad e higiene, ingenierías aplicadas en nuestro sector, y eso es muy valioso”, amplió Rivas.


A las que estudian y trabajan les aconsejan que se animen, que esta industria es muy potente y la mujer tiene mucho para aportar.


En cámaras sectoriales


Florencia Miconi, CEO de una empresa constructora ubicada en Mar del Plata también lidera una cámara que agrupa empresas del rubro, expresó a Infobae que el rol de la mujer presenta buenas ideas y aporta mucho dentro de la cadena de valor del sector. “Principalmente desempeñándose en puestos de dirección, jefatura de obra, proyecto, diseño, recursos humanos y comercialización, entre otros.


El protagonismo actual entiendo que responde al mayor empoderamiento femenino del mercado laboral, hoy somos cada vez más las mujeres independientes, apasionadas de nuestro trabajo, que no concebimos el rol de ama de casa que tuvieron mujeres de otras generaciones”.


Y eso que la mujer es todo terreno, porque “además de trabajar fuertemente tenemos que ocuparnos de todo, de los hijos, la escuela, y hasta qué se hace para cenar. Pero son barreras que se van logrando sortear”, dijo la arquitecta y diseñadora de interiores Ana Astudillo.


Estiman que en breve podrán hacer seminarios con expertas del sector y seguir entregando premios a mujeres que sobresalen por algo en la industria. Astudillo fue contundente: “Sabemos que hacemos docencia y a partir de ello hay un gran espacio para crecer”.


Finalmente, Alejandra Covello, que lidera una inmobiliaria desde hace tiempo, concluyó: “Cómo será de que muchos asocian el rubro con el hombre. Mucha gente que llama a la empresa o escribe, pide hablar con el Señor Covello. Creo que vamos bien y con el correr del tiempo esto se terminará, y habrá gente que sabrá reconocer nuestra labor en igualdad de condiciones y la mujer ganará su espacio y cobrará el mismo sueldo por igual labor que un hombre. Hay mucho camino por recorrer”.



Fuente: Infobae

2 visualizaciones