“Hace cuatro meses me separé, salí a buscar departamentos y es imposible encontrar uno”

Tetaz, el candidato a diputado por la ciudad de Buenos Aires aseguró que la solución al difícil momento que atraviesa el mercado inmobiliario es derogar la nueva ley y afirmó que esa norma “es la crónica de una muerte anunciada”

La situación que atraviesa el mercado de los alquileres preocupa al sector inmobiliario y genera diferentes interpretaciones de las posibles soluciones que podrían aplicarse para reactivar un segmento clave en un país que cuenta con al menos 2,4 millones de hogares inquilinos. En un panel organizado por el Centro Argentino de Ingenieros (CAI), el candidato a diputado por la ciudad de Buenos Aires por Juntos por el Cambio, Martín Tetaz, sostuvo que el único camino para que mejore la oferta de alquileres es derogar la norma que los regula y dijo que su sanción fue “la crónica de una muerte anunciada”. “La ley redujo dramáticamente la oferta porque agrega un componente de incertidumbre. Lo digo como analista económico y también como sufriente: hace cuatro meses me separé y me tocó salir a alquilar, es imposible conseguir algo en el mercado”, expresó. Aseguró que la principal modificación que hizo que muchos propietarios decidieran retirar sus inmuebles del alquiler fue la prolongación del plazo de los contratos, de dos a tres años. “Nadie sabe qué va a hacer en la Argentina el año que viene, es una locura, es el principal error de la norma”, afirmó.

Durante la charla, moderada por el presidente de la Comisión de Vivienda y Urbanismo de CAI, Juan Yacopino, Tetaz planteó que, en la Argentina, la propiedad “tiene el efecto ‘caja de seguridad’”. “Como el mercado de capitales no existe, está subdesarrollado, la alternativa a contar con una caja de seguridad es la propiedad inmobiliaria”, explicó y señaló que por eso hay muchos inmuebles en los que la gente invierte no con el objetivo de ser alquilados, sino para “mantener su valor”. “Eso se mejora reconstruyendo el mercado de capitales”, afirmó.



En la disertación, el economista también sostuvo que hay consenso en que la solución al escenario que atraviesa el mercado es derogar la ley, sancionada el año pasado y afirmó que su espacio “está comprometido” a hacerlo. “Como regla general, me gusta el Estado que deja que las personas encuentren libremente su mejor contrato. Cuanto más estandarizamos la forma de los mismos, es un zapato de una sola talla que no le va a caber a la mayoría de la gente. Lo que termina pasando, que ocurrió con esta norma, es que muchos alquilan por fuera de la ley, en negro o con prórrogas”, planteó. “Las relaciones económicas tienen que ser libres entre las partes e incluir herramientas que faciliten la seguridad”, agregó.

Además, puso sobre la mesa la idea de someter a una consulta popular la legislación en materia de vivienda. “Hay que empezar a pensar, cuando regulamos cosas tan importantes, si no ameritaría probar, entender que no tenemos conocimiento perfecto de cómo funciona y estar dispuestos a cambiar”, analizó.

La situación que atraviesa el mercado de los alquileres preocupa al sector inmobiliario y genera diferentes interpretaciones de las posibles soluciones que podrían aplicarse para reactivar un segmento clave en un país que cuenta con al menos 2,4 millones de hogares inquilinos. En un panel organizado por el Centro Argentino de Ingenieros (CAI), el candidato a diputado por la ciudad de Buenos Aires por Juntos por el Cambio, Martín Tetaz, sostuvo que el único camino para que mejore la oferta de alquileres es derogar la norma que los regula y dijo que su sanción fue “la crónica de una muerte anunciada”. “La ley redujo dramáticamente la oferta porque agrega un componente de incertidumbre. Lo digo como analista económico y también como sufriente: hace cuatro meses me separé y me tocó salir a alquilar, es imposible conseguir algo en el mercado”, expresó. Aseguró que la principal modificación que hizo que muchos propietarios decidieran retirar sus inmuebles del alquiler fue la prolongación del plazo de los contratos, de dos a tres años. “Nadie sabe qué va a hacer en la Argentina el año que viene, es una locura, es el principal error de la norma”, afirmó.


CONOCÉ CUÁL ES EL VALOR DE VENTA DE UNA PROPIEDAD Durante la charla, moderada por el presidente de la Comisión de Vivienda y Urbanismo de CAI, Juan Yacopino, Tetaz planteó que, en la Argentina, la propiedad “tiene el efecto ‘caja de seguridad’”. “Como el mercado de capitales no existe, está subdesarrollado, la alternativa a contar con una caja de seguridad es la propiedad inmobiliaria”, explicó y señaló que por eso hay muchos inmuebles en los que la gente invierte no con el objetivo de ser alquilados, sino para “mantener su valor”. “Eso se mejora reconstruyendo el mercado de capitales”, afirmó. En la disertación, el economista también sostuvo que hay consenso en que la solución al escenario que atraviesa el mercado es derogar la ley, sancionada el año pasado y afirmó que su espacio “está comprometido” a hacerlo. “Como regla general, me gusta el Estado que deja que las personas encuentren libremente su mejor contrato. Cuanto más estandarizamos la forma de los mismos, es un zapato de una sola talla que no le va a caber a la mayoría de la gente. Lo que termina pasando, que ocurrió con esta norma, es que muchos alquilan por fuera de la ley, en negro o con prórrogas”, planteó. “Las relaciones económicas tienen que ser libres entre las partes e incluir herramientas que faciliten la seguridad”, agregó. Además, puso sobre la mesa la idea de someter a una consulta popular la legislación en materia de vivienda. “Hay que empezar a pensar, cuando regulamos cosas tan importantes, si no ameritaría probar, entender que no tenemos conocimiento perfecto de cómo funciona y estar dispuestos a cambiar”, analizó. Del panel también participó Germán Gómez Picasso, titular de Reporte Inmobiliario, que compartió algunos datos que dan cuenta de la crisis que atraviesa el mercado de los alquileres. “De 2009 a 2017, antes de que se empezara a hablar de la nueva ley, los aumentos por mercado eran del 27,5% anual, se incrementaban parecido a la inflación. ¿Qué pasó ahora? Por mercado, un tres ambientes aumentó 60%, en Gran Buenos Aires 68% y en el interior 70%, por efecto de la nueva ley”, precisó. Agregó que, como consecuencia de eso y de la baja rentabilidad que deja un alquiler, la cantidad de inmuebles en venta se disparó al tiempo que el valor del metro cuadrado cayó abruptamente.

Por otra parte, el diputado de Juntos por el Cambio, Luciano Laspina, coincidió con el análisis de Tetaz y sostuvo que, en el mercado inmobiliario, “cualquier regulación genera más distorsiones”. “Tenemos que avanzar con la derogación de la ley, buscar mecanismos para que haya más oferta e ir por otros caminos que generen más incentivos”, manifestó. En esa línea, dijo que una de las opciones que se podría explorar es “crear un scoring de inquilinos, a través del cual se genere un track record del mismo que permita acelerar el proceso de búsqueda de una propiedad y los inquilinos la encuentren más rápido”.

También planteó que una idea que se podría explorar es “generar un impuesto modular para las rentas por propiedades”. “El objetivo es que baje la carga impositiva a la renta, para reactivar la inversión en esto y asociarlo a beneficios en materia de desalojo, que sea más fácil desalojar cuando tenés un contrato en blanco que cuando no lo tenés”, analizó al tiempo que afirmó que este punto es “polémico”. “Hay que ir por los incentivos antes que por el lado de la represión”, resumió.

Del panel también participó el exsecretario de Vivienda de la Nación Iván Kerr, quien hizo hincapié en que la ley sufrió modificaciones al momento de su tratamiento y coincidió en que no resultó beneficiosa para propietarios e inquilinos. Cuestionó que el Gobierno no haya avanzado en el desarrollo de garantías bancarias así como en el acceso de subsidios al alquiler. “Creo que los Decretos de Necesidad y Urgencia que dictó el Presidente agravaron la situación. Pueden ser entendibles en situación de pandemia, pero sacamos la ley, luego los DNU y eso provocó la explosión”, concluyó.


Fuente: La Nación

9 vistas