Es ahora: por qué conviene invertir en ladrillo y aprovechar el blanqueo

La compra de inmuebles siempre ha sido una forma de ahorro a largo plazo de los sectores medios.



En un contexto de inflación por las nubes e incertidumbre económica, la inversión en ladrillo aparece como la alternativa número 1 a la hora buscar un resguardo de valor. Y si a esto se le suma que la construcción es una de las industrias más dinámicas en cuanto a la generación de nuevos puestos de trabajo, apostar por el régimen de blanqueo es una alternativa sumamente atractiva. En ese marco, analistas del mercado y referentes del sector coinciden: es el momento ideal para invertir en ladrillo.

El blanqueo a la construcción que prorrogó por un año tiene con el objetivo de alentar la normalización voluntaria de la tenencia de moneda nacional o extranjera en la medida que los fondos se apliquen exclusivamente a la construcción privada. Además, también está vigente la exención de bienes personales para quienes tengan ya dinero declarado que quieran orientarlo a un proyecto inmobiliario en desarrollo.

“Estamos en el precio histórico más bajo en los últimos 20 años del mercado. El inversor tiene que empezar a ver que de verdad es un gran momento para ingresar por dos puntos; el mercado está muy tentador y hay chance de blanquear dinero barato, con lo cual el negocio es redondo”, opinó Ari Milsztejn, titular de G70 Desarrollos. En el sector están convencidos de que es un gran momento para invertir en ladrillos en Argentina y esta ley es un buen camino para lograrlo.

Los precios han llegado a su piso, en especial los costos de construcción que a futuro subirán. Como opciones, hay desarrolladores de todo el país que ofrecen barrios cerrados y edificios en construcción que son aptos para comprar mediante este blanqueo. “El mercado rebota siempre, el público ya está viendo un cambio de ciclo. El mercado está hoy un 35% abajo y va a pegar un salto”, apuntó Milsztejn. Y en cuanto a las oportunidades que ofrece el mercado inmobiliario, el desarrollador compartió números contundentes que dan cuenta del fenómeno. “Hoy podés comprar un departamento que antes de la devaluación valía u$s100.000 en u$s75.000. Es ahora la oportunidad. Dejó de ser un buen negocio la moneda dura, porque guardando plata en una caja de seguridad perdés un 10%”, describió el titular de G70.


El plazo para invertir el dinero en las obras en construcción será hasta el 31 de diciembre de 2024, plazo extendido en relación a la ley original. Los plazos para declarar el dinero tienen tres alícuotas diferentes: desde la vigencia de la reforma (22 de agosto) y hasta 90 días corridos (19 de noviembre de 2022) se paga una penalidad del 5%; desde el 20 de noviembre y hasta el 17 de febrero de 2023, el impuesto es del 10%; y desde el día siguiente al vencimiento del plazo indicado precedentemente y hasta el 16 de agosto, asciende al 20%. Es decir, la fecha final del blanqueo sigue siendo agosto de 2023.

Más allá del período escogido para blanquear, las personas pueden optar por invertir ese dinero en partes, con tiempo hasta fines de 2024, lo que da un período de dos años para realizar la inversión. “El inversor puede pensar en unidades chicas pero también en unidades para vivir, dado que es un buen momento para entrar. La renta es baja pero estás ingresando barato. Hay departamentos de dos dormitorios que antes estaban u$s200.000 y ahora u$s130.000”, dijo Milztein.

Por otra parte, en el proyecto del presupuesto nacional 2023 está en tratamiento legislativo, sumar un nuevo artículo a la Ley 27.679 que contempla la posibilidad de destinar los fondos a la compra de unidades usadas en la medida en que sean utilizadas como vivienda propia o destinadas al alquiler dentro de ciertos parámetros. “Es un blanqueo muy barato, en esta primera instancia, tiene una alícuota del 5% y los bancos están muy predispuestos a la apertura de cuentas especiales”, opinó el empresario.



Fuente: puntobiz

5 visualizaciones