El plan Solanas para revolucionar Punta del Este y atender al éxodo de empresarios argentinos

El CEO del Grupo Solanas, Gustavo Mochón, encabeza un ambicioso plan de expansión para los complejos inmobiliarios en Argentina y Uruguay, y para la cadena de hoteles Design Suites. Inversiones, ampliaciones e inauguraciones para atender la demanda del público con la apertura de fronteras.

Gustavo Mochón es el CEO del Grupo Solanas, una compañía familiar que se inició hace medio siglo, cuando su padre -un joven proveniente de una familia inmigrante siria llegada a la Argentina directo de Alepo- tuvo una idea y una oportunidad. Le ofrecieron comprar un predio de 300 hectáreas en Punta Ballena, un inhóspito bosque alejado de todo. Y a pesar de tener mucho en contra y burocracia mediante, en esas tierras nació Solanas, el primer gran emprendimiento inmobiliario y turístico del holding y el más famoso desarrollo de Punta del Este.

De la idea inicial de Raúl Mochón, que consistió en cabañas agrupadas con infraestructura central, deportiva y social; Solanas creció y creció. En ese mismo predio insignia y con otros emprendimientos inmobiliarios y hoteleros en toda la Argentina, Uruguay y Brasil, el grupo aprovechó primero el boom del modelo de tiempo compartido y luego se diversificó al Real Estate y la hotelería más tradicional, siempre con propuestas a medida de los inversores y bajo la idea del Club Vacacional.

Hoy el Grupo Solanas, con Gustavo Mochón al frente, proyecta más de cinco nuevos desarrollos inmobiliarios en diferentes puntos turísticos del país y busca ampliar la cadena hotelera del holding, Design Suites, para atender la demanda que espera crezca con la apertura de fronteras.



En Uruguay, motivado por la gran demanda que genera el éxodo de argentinos que se mudaron a vivir a Punta del Este -él mismo es uno del grupo de empresarios que ya se instaló allí y que se reúnen los sábados a jugar al truco-, inició planes para construir un parque de diversiones indoor para el invierno y una universidad de 'chapa internacional', como los describe en diálogo con El Cronista.

"Estamos con un proyecto muy lindo sobre el frente de ruta, para abrir un parque de niños 'indoor' como los que hay en las principales ciudades del mundo y se usan mucho en invierno", cuenta Mochón.

El complejo inmobiliario de Punta del Este ya tiene una importante infraestructura de Club Vacacional y un polideportivo en el que acaban de invertir u$s 1,5 millones. También, actividades outdoor (paintball, láser game, cuatriciclos, cabalgatas, arco y flecha) y la próxima temporada estará también inaugurado un parque de agua, con toboganes que la compañía compró a la firma canadiense que provee a los parques más populares del mundo.

Pero según Mochón, ante la llegada de numerosos extranjeros y uruguayos que se mudan a vivir lejos de las grandes urbes, hay demanda de entretenimiento todo el año. Así, este nuevo parque para niños bajo techo tendrá camas elásticas, saltarinas, trepadores y juegos electrónicos entre muchas actividades para realizar en invierno. Incluso, salas para festejar cumpleaños infantiles. Se sumarán: una de las grandes cadenas de fast-food internacionales y dos sales de cine.

"Hay 6000 alumnos que van a colegios privados de u$s 700 al mes, que es el mercado natural. Hoy esos chicos terminan el secundario y se van a estudiar a otros países por falta de oferta local", explica Mochón. Y agrega que en Solanas cuentan con la infraestructura de lo que sería el campus deportivo y las habitaciones para que usen los estudiantes de marzo a noviembre.


¿Cómo impactó en Uruguay la falta de argentinos por la pandemia?

Fue muy particular. Nuestro mercado es fundamentalmente argentino, como todo Punta del Este. Producto de las distintas crisis que venimos padeciendo, mucha gente que había comprado lotes no había arrancado con la construcción de las casas y había poco movimiento. Con la pandemia, se generó un vuelco. La gente se está yendo a vivir a las afueras y busca casas al aire libre, con naturaleza y verde, con lo cual en estos últimos años, Solanas explotó en demanda.


¿Usted es uno de los empresarios que hizo las valijas y cruzó el charco?

Si. Me fui a vivir en febrero con mi familia a Uruguay. Hace ya muchos años que quería hacerlo. Tengo 55 años y el clima general que uno vive acá en Buenos Aires es muy tóxico. Le dije a mi familia: 'laburé toda mi vida, no quiero perder un minuto más siendo infeliz'. Entonces aceptaron irse todos para allá y ahora están muy contentos, es otra vida. Allá no hay inseguridad, no existe la ventanita alta, se deja la llave puesta en el auto en cualquier lado.


¿Se reúne con empresarios que se fueron allá?


Empezamos a jugar al truco los sábados, una manera de juntarnos. El último encuentro éramos 36. Lo hacemos en el centro de convenciones, con una urna donde cada uno pone 1000 pesos uruguayos y a fin de mes donamos lo recaudado a algún colegio u hospital. Estos encuentros finalmente generan inversiones porque somos todos hombres que estamos acostumbrados a trabajar.




¿Qué ofrece Solanas en particular para vivir?

Es como una pequeña ciudad con todas las características de un club vacacional. Tenemos una gran infraestructura con diferenciales como la Crystal Lagoon, una inversión muy grande pero evidentemente incomparable con otros amenities. Ahora hicimos una inversión en juegos de toboganes de agua que compramos a una compañía canadiense, que le vende a los parques de agua más populares del mundo. Y alrededor de la laguna generamos un nuevo proyecto que se llama Crystal View, seis edificios de alta categoría. En Solanas hoy hay todo lo que se puede tener. Tenemos capacidad para más de 7000 personas alojadas y hoy debe haber unas 30 familias viviendo.



¿Por qué los argentinos eligen Uruguay para invertir?

Se trabaja muy tranquilo y hay muchos beneficios fiscales. Hay desgravación y beneficios para emprendimientos que mantenga el activo en el patrimonio durante 10 años. Incluye estar libre de derechos de importación, no se paga IVA, sobre el monto de la inversión hay un porcentaje que es un crédito directo al Impuesto a las Ganancias, entre otros. Uruguay además hizo una gran apertura en residencias para que los extranjeros vayan a vivir. Es impresionante la cantidad de gente que fue a vivir a Punta del Este, al Mónaco de Sudamérica. Ese éxodo de argentinos a Punta del Este generó una demanda que nos incentiva a invertir en proyectos inmobiliarios y en otros servicios. La gran afluencia se generó en el último año, de ellos más de la mitad son argentinos.

El secreto de la panadería premium que abre locales en Argentina, Uruguay y 'kioscos' en Mercado Libre

¿Esperan que más argentinos se muden?

Si, hay mucha expectativa en Punta del Este. Sobre todo basado en lo que cuentan los dueños de los colegios -que son un poco el termómetro de las familias que se mudan-, dicen que a esta altura del año están teniendo un 30% más de matrículas de lo que tuvieron en todo 2020.


¿Qué otras inversiones proyecta para el corto plazo?

Estamos con un proyecto muy lindo sobre el frente de ruta para abrir un parque de niños indoor, un proyecto que no tiene nada parecido en Punta del Este. Se abrieron un montón de oportunidades con la llegada de tanta gente a vivir. Ahora hay un mercado todo el año. El uruguayo también tomó Punta del Este como un destino cuando se fue el argentino, para fines de semana por ejemplo.


¿Se compensó la última temporada con el público local?

Pasamos la mejor baja temporada de la historia el año pasado, en plena pandemia. El uruguayo no podía salir y buscó lugares como Solanas para disfrutar del aire libre y actividades. Fueron 100% uruguayos.


¿Y el verano?

Ahí fue más difícil, sobre todo porque el uruguayo no convalida los valores que pagar el extranjero. Es decir, el complejo estuvo lleno pero con tarifas más acotadas de lo que era lo normal.


¿Cómo financian los proyectos?

Esta es una compañía que hace todo con capital propio. No tenemos pasivo de ningún tipo y financiamos las propias ventas, en hasta 100 cuotas por el valor total de la unidad. Siempre nuestro caballito de batalla fue la venta financiada. Mi papá dice: 'de enero a enero, la plata es del banquero. Nunca pidas un préstamo al banco, porque vas a vivir pagando intereses'. Entonces el día que empezamos una obra es porque tenemos el 120% de los fondos que se necesitan para terminarla. No dependemos de las ventas.



¿En qué etapa está el proyecto de instalar una universidad?

Estamos trabajando en el proyecto, pero hay algunos detalles que superar como la posibilidad de traer docentes del mundo, un punto en el que hay algunas trabas.


¿En la Argentina podría pensar en este tipo de inversiones hoy, dado el contexto?

Si. Más allá de todas las circunstancias políticas y económicas, Argentina para el turista es barato, regalado. Hay una gran oportunidad. De hecho, planeamos ampliar la cadena de Design Suites a destinos en los que no estamos como Cataratas o en Ushuaia. También estamos a punto de ampliar el hotel de Calafate. Nosotros hoy buscamos hoteles boutique, de entre 60 y 100 habitaciones. Incluso en Bariloche tenemos la intención de buscar otro hotel, porque es el mejor destino a nivel turístico y de negocio. Tiene una ocupación alta todo el año y tarifas internacionales.


¿En el resto del país cómo están los Design Suites hoy?

En Buenos Aires tuvimos cerrados los hoteles desde marzo de 2020 hasta principio de este mes. Hoy estamos con una ocupación de entre 30% y 40%. Las tarifas son horribles, un desastre. Veremos con las nuevas aperturas. Desde el unto de vista del tipo de cambio, para el turismo extranjero los precios son regalados. En ese sentido tenemos buenas expectativas.


¿Y en otras ciudades argentinas?

En Bariloche, Calafate y Salta ya están operativos desde hace un año. Están teniendo una ocupación prácticamente plena. Es impresionante. Ayuda que está barato, el programa de 'Previaje' y que todavía ir al exterior es difícil y el costo es en dólares, pesa tanto como los hisopados y las cuarentenas que son parte del trastorno para viajar.




¿El hotel de Boca se frustró?

Hoy es un Design Suites & Tower, rescindimos el contrato de marca con Boca. El club no estaba realmente involucrado en el proyecto así que no tiene razón de ser. La gente de Boca ya lo conoció y tener un hotel temático de un club también limita mucho en el público. Así que se cambió toda la estética.


¿Piensan crecer en la costa atlántica?

Tenemos un apart hotel en Mar del Plata y estamos comenzando a construir uno en Mar Azul, de unos 25.000 metros cuadrados. Otro al que le va muy bien es al de las termas del Dayman en Salto, Uruguay. Ahí además del hotel estamos haciendo un barrio privado de 14 hectáreas y 60 lotes. El objetivo es también apuntar a las familias que se están yendo a vivir al campo.


¿Siempre apunta al público ABC1?

Ahora también estamos desarrollando varios emprendimientos en Uruguay de vivienda social y un barrio cerrado para clase media, cerca del Parque Nacional Lussich.


¿Qué valor se paga el m2 en Solanas?

Alrededor de u$s 3500. En el barrio Lussich estará alrededor de u$s 2500.


Fuente: El Cronista

27 vistas