Dos perfiles de inversores diferenciados en el mercado

Existen marcados matices entre uno más tradicional de pequeña escala y otro compuesto por grandes capitales.



Actualmente, en Latinoamérica vivimos dos fenómenos asimétricos simultáneos que hasta parecen contradictorios. Por un lado, inversores tradicionales de Real Estate que “vuelan” de sus países de origen para buscar nuevos mercados; por otro lado, grandes capitales que acopian unidades para alquiler a grandes escalas.


El primer perfil de inversor podemos verlo principalmente en Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Bolivia y Paraguay. En cuanto a los segundos, principalmente se están radicando en México, Brasil, Chile, Uruguay, y también despuntan en Argentina.


Profundizando en el análisis: propietarios de clase media y media alta, que compraban tradicionalmente una o dos unidades anualmente, son los que están en el primer grupo y salen de su país de origen en búsqueda de nuevas seguridades.



Se trata de un perfil que está en discordia con la política y la economía de su país y busca emigrar su capital (y en muchos casos también emigran a título personal).


En el segundo perfil, ya son capitales de gran escala. Hablamos de una tendencia de grupos económicos que compran varios complejos habitacionales (entre 500 y 5.000 unidades) destinadas al alquiler, con un formato mayormente equipado y con simpleza a la hora de ingresar a la vivienda.


FENÓMENOS DE COYUNTURA


Aunque esto parece raro a golpe de vista, seguramente hay inversores que están viendo algo que otros no perciben. En este marco, lo cierto es que Argentina y especialmente Córdoba no están ajenas a estos fenómenos, que se producen principalmente por la falta de unidades en alquiler.


Para tener una idea, los precios de un departamento equipado del segundo grupo duplican generalmente el precio del alquiler de aquellos del grupo uno (sin equipar, y generalmente más antiguos).


¿Puede sostenerse esa duplicidad de la demanda en el tiempo? Más que una demanda, se vislumbra una tendencia; y si algo tienen las tendencias, es que por un buen tiempo son imparables.


Entonces, ¿dónde está la lógica? ¿Por qué esos grandes capitales hacen algo que no parece razonable, más aún en Argentina? La respuesta debemos buscarla en los formatos de negocio. Si algo vemos desde Alucerto Internacional son los nuevos formatos y su impacto en la orientación de la demanda.



¿Qué conllevan los formatos de alquiler? Sólo dos cosas: estética y facilidad de acceso. Con esos dos factores se hacen estragos. ¿Qué significa la estética? Diseño y funcionalidad, que lejos están del lujo. ¿Y facilidad de acceso? Tecnología y finanzas, ambas aplicadas al Rental Estate.


En síntesis, esta tendencia que toma cada vez más forma en Latinoamérica se compone de diseño, funcionalidad, tecnología y finanzas aplicadas al negocio del alquiler. Si existen inversores interesados en subirse a esa tendencia, Alucerto puede ser de ayuda.



Fuente: LaVoz

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo