Debate en el mercado inmobiliario: balance y proyecciones de negocios 2021

El 2020 quedará marcado para muchas industrias como uno de los más negativos de la historia. Sin embargo, en el caso del mercado de real estate, la pandemia apenas profundizó una crisis que ya arrastraba dos años de recesión. El Covid-19 causó una catástrofe en algunos sectores. Los casos de las oficinas y locales comerciales son claros ejemplos; la compraventa de inmuebles y el mercado de alquileres no están exentos, aunque el impacto fue menor. Pero también surgieron, como sucede en los períodos de crisis, grandes oportunidades. Entre estas, aparecen los emprendimientos desde el pozo, la compra de lotes, el combo lote + casa gracias a los bajos costos de la construcción que están en su mínimo histórico en dólares.


El año se termina y es hora de hacer un balance. Pero también de pensar en los desafíos que se vienen. El 2021 plantea enormes retos. Y si bien todos desean la recuperación de la industria, no será un emprendimiento fácil teniendo en cuenta la coyuntura económica. “La pandemia cambió toda planificación que hayamos hecho para este 2020. El mercado, que venía con un bajo nivel de operaciones, desde abril hasta julio estuvo paralizado. Los números de escrituras muestran que si bien septiembre fue el mejor mes del año, hubo un 24% menos en relación a septiembre de 2019, y fue el peor septiembre del milenio. Además de la pandemia, en el 2020 nos encontramos con una nueva ley de alquileres que también sacudió al mercado”, sintetiza Francisco Altgelt, Vicepresidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios.


Con respecto al mercado de compraventa, el especialista considera que “fue un año de pocas consultas pero muy concretas. Hoy la posibilidad de recibir una contraoferta después de una visita es muy alta. Esto por dos razones: 1, es tanta la información que se le da al cliente que se pide la visita sólo para verificar esa información; 2, la gente quiere minimizar las visitas físicas a los inmuebles”. Diego Lo Nigro, Ceo y Co founder de Grupo TGR, divide el balance del año en tres partes: “por un lado, un sinceramiento de precios de lista (de publicación) que si bien es muy acompasado, definitivamente el 2021 seguirá por ese lado. Otro punto favorable fue el apoyo que muchas inmobiliarias buscaron en distintas tecnologías no sólo para vender aún en tiempo de pandemia sino para optimizar sus procesos (mejores filtros para interesados, mejor exposición de las propiedades listadas, mejor uso del tiempo del propio inmobiliario). Tercero y ya pensando en productos, los desarrollos desde pozo (muchos en pesos) y el éxodo generalizado hacia barrios periféricos a la ciudad de Buenos Aires”. En cuanto a la operatoria, Lo Nigro asegura que la cuarentena supuso un gran desafío, “dado que nos vimos con poca capacidad de acción pero no nula: esto representó que aún había espacio para el hacer, y fue eso justamente lo que motivó que estemos cerrando un buen año. Estando en casa, en la calle o en la oficina (ahora tal vez menos tiempo físico), siempre hay espacio para hacer cosas, llamados a clientes, programar reuniones por zoom, explorar nuevas opciones de negocios o incluso revisar los procesos internos para mejorarlos. Esto diferenció a los (pocos) inmobiliarios que nos fue bien a pesar de la llegada del Covid-19 de quienes tocaron fondo”.


El balance 2020 para Hernán Nucifora, CEO de Global Investments, fue 100% aprendizaje.”Creo que nos pudimos adaptar en un momento complicado para la Argentina, la región y el mundo. Una pandemia y una cuarentena que nunca pasó, que nunca vimos, pero hizo que salgamos fortalecidos como grupo, como empresa, y principalmente, consolidarnos”, argumenta. En línea con su colega, Mariela Schenone, Directora de CDS Desarrollos Inmobiliarios y MetroX Real Estate, confiesa que fue un período de gran expansión, a pesar de las dificultades. “Si bien el primer mes de la cuarentena fue un proceso de readecuación, desde entonces no hemos dejado de trabajar. Para nuestra sorpresa, no sólo se han estado gestando proyectos nuevos, sino también se han reflotado proyectos pospuestos en otras oportunidades y hemos logrado también expandir nuestros servicios hacia distintas provincias del interior, de norte a sur”.


Desafíos y oportunidades 2021

De cara al 2021, Ari Milsztejn, Titular de G70 desarrollos inmobiliarios, se muestra “muy positivo, ya qué hay una oportunidad muy interesante de entrar en proyectos en pozo con valores que no existían hace más de 20 años, y que seguro que tendrán un rebote importante en un futuro no tan lejano”, opina. Lo Nigro entiende que se viene el “año del pensamiento lateral competitivo, algo así como la necesidad del profesional inmobiliario de pensar ‘fuera de la caja’, dado que las operaciones inmobiliarias demandan cada vez más creatividad de nuestra parte y a su vez mayor apertura de las partes intervinientes para concretar los negocios. Solo los inmobiliarios con pensamiento lateral competitivo seremos los que podremos seguir surfeando la ola del dinámico mercado inmobiliario argentino”, dice el empresario. Respecto a oportunidades en el mercado de inmuebles usados, “estoy convencido que la misma se verá reflejada en precios de listas adecuados a la coyuntura y los propietarios que necesiten/quieran/estén motivados para vender, entenderán esto y venderán mejor respecto a aquellos que abrazan valores desfasados. Seguirá la tendencia por proyectos en barrios fuera de la ciudad de Buenos Aires y como siempre, los desarrollos desde el pozo, fundamentalmente dado el cepo al dólar y la posibilidad de dolarizar ahorros en pesos a través de un bien inmueble”, analiza Lo Nigro.


Acceso a la vivienda y financiamiento a largo plazo

Nucifora, en tanto, señala que “la oportunidad para el 2021 es poder encontrar un plan de financiación a medida que permita, a un montón de familias, poder acceder a la vivienda. Y poder darle también a los inversores y a todo el abanico del mundo del real estate y del mercado inmobiliario, una financiación a medida en pesos y en plazo”. La oportunidad, según el empresario, es la financiación, “que después se aplicará a distintos proyectos. Vamos a darle una posibilidad a gran parte del mercado inmobiliario (nos referimos a familias, personas que quieren tener resguardados sus ahorros, su rentabilidad como empresarios, etc) a financiar a largo plazo sus viviendas. Un mercado inmobiliario que viene relegado hace más de 3 años. Vamos a tratar de cambiar la manera de comprar un departamento en Argentina”, dispara. Para Schenone, “este 2020 ha dejado a muchos desarrollos golpeados en sus estructuras, pero también fortalecidos en su interior. Por eso creo que el 2021 será para el mercado un año de madurez y acción. La profesionalización y el criterio harán la diferencia, por ello creo que el mercado será más fuerte y más concreto y sólo sobrevivirán los que estén preparados a seguir con esa línea de acción”.


Fuente: Ambito

0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo