Dólares, precios de m2 y alquileres: empresarios del real estate apuestan a 2023 como "año bisagra"

Para los protagonistas de la industria, el año que viene será clave para la recuperación del mercado de real estate. Por qué lo aseguran y cómo creen que jugará el momento de valores históricamente bajos de las propiedades.



El negocio inmobiliario acumula cuatro años en caída. Pero, para los jugadores del sector, 2023 será un año bisagra para la recuperación del mercado de real estate. Es que los precios de los inmuebles a la venta alcanzaron su baja histórica, por lo que prevén que, ahora, comience una reactivación, que también se verá en mayor número de operaciones de compra-venta.

Según los datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, en el primer semestre del año, se labró un total de 13.741 actos de compra-venta, lo que representa un 12% más que en el mismo período del año pasado.


En julio, se vendió un total de 3005 propiedades. Si bien se trata de un número bajo, muestra un alza en comparación a los últimos cuatro años.


"A pesar de que 2023 es un año electoral, está todo dado para que sea un año bisagra en el mercado de real estate. La recuperación se va a sentir el año que viene y hoy ya la empezamos a evidenciar", explicó Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), durante la Expo Real Estate, que se desarrolla esta semana.


Prevén que en 2023 los precios empiecen a recuperarse y vuelva la inversión del extranjero

En ese sentido, Bennazar aseguró que la recuperación ya se ve en ciertos mercados, como puede ser el de alquileres. "Los precios de las propiedades bajaron. Hoy, uno se compra un departamento, en ciertas zonas, por u$s 50.000. Esa propiedad luego se alquila por $ 50.000, generando una mejora en la rentabilidad", agregó.


¿QUÉ PASA CON LOS PRECIOS?


Los precios de las propiedades en venta alcanzaron su piso en el segundo semestre. Desde la llegada de la pandemia, los valores de cierre de las operaciones evidenciaron una desaceleración del 15%. Pero hoy los números empiezan a estancarse.



Según los datos relevados por la Universidad del CEMA y Remax, en conjunto con Reporte Inmobiliario, el "Índice del M2 Real" de junio se ubicó en los u$s 1841 por metro cuadrado (m2) para el conjunto de departamentos usados de 1 a 3 ambientes. Este valor resultó un 8% inferior al de un año atrás.


Con relación a enero de 2020, la reducción del precio del m2 se ubicó en el 15,71 por ciento.

Pese a la suba del dólar blue y las pocas operaciones de compra-venta que se registran en el mercado, los valores no continuarán su descenso. En gran parte, porque los propietarios no están dispuestos a seguir bajando los precios.

Estos números deberían empezar a recuperarse, sobre todo, el año que viene. "Está todo para sembrar para 2023. Consideramos que la actividad del sector se va a recuperar de la mano de una mejora en los valores", agregó Marta Liotto, presidente del Colegio de Profesionales Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba).


EL RECLAMO, LA LEY DE ALQUILERES


La recuperación, que ya se apuesta para el año que viene, no solo responde a que los precios de los inmuebles a la venta llegaron a su pico histórico a la baja, sino también por el nuevo presente político y económico.



"La nueva designación de Sergio Massa como Ministro de Economía nos pone en el camino correcto. Vemos como una buena señal la decisión de prorrogar la Ley del Blanqueo. Pero todavía hay mucho que hacer", agregó en la expo Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU).


Fue justamente Massa quien el año pasado volvió a poner en debate la nueva Ley de Alquileres, que hace meses se discute en el Congreso.


"Le pedimos al Gobierno que nos escuchen. Necesitamos una resolución después de meses de visitar despachos. Necesitamos políticas para reactivar el mercado inmobiliario", reclamó Liotto.

INVERSIONES

Otro de los ítems en los que hicieron hincapié los empresarios de real estate tiene que ver con el contexto económico a nivel mundial.


"La inflación mundial se convierte en una oportunidad para la Argentina", explicaron. Es que, según especulan los jugadores de bienes raíces, se espera que en el próximo año también lleguen inversores extranjeros que, dólar en mano, apuesten por el ladrillo local "barato", por la devaluación del peso.



Fuente: El Cronista

1 visualización