¿Cuánto cuesta hoy construir un casa tipo "country" en Argentina?

En abril los costos se mantuvieron estables en moneda americana debido a un nuevo repunte del dólar. Siguen estando un 38% por debajo del pico de 2017.


El costo en pesos para construir una vivienda sobre lote propio se acercó a los $200.000 por cada m2 a finales de abril de 2021, con fuertes incrementos a partir de septiembre del año pasado medidos en pesos. De esta manera, construir una vivienda con buen nivel de terminaciones y con una superficie de 305 m2 alcanza un costo que se acerca a los 60,8 millones de pesos, lo que se traduce a un total de 405.371 dólares blue (medidos por la cotización del mercado marginal de divisas), señala un informe de la consultora Reporte Inmobiliario. El ahorro con respecto a noviembre del 2017 sigue siendo atractivo -en los 172.998 dólares blue-, debido a la fuerte devaluación de la moneda. En noviembre de 2017 para construir la misma casa había que contar con un presupuesto de 578.369 dólares.


"De todas formas esta ventana de oportunidad que viene atrayendo mucha demanda en este mercado, se está licuando más rápido de lo previsto, debido a cotización de dólar planchada y en algunos periodos hasta bajando", advierte Reporte Inmobiliario. Y agrega: "Por otro lado, materiales y mano de obra que aumentan mes a mes aceleradamente. Tan sólo los últimos 8 meses, el costo de construcción se incrementó 62% medido en dólares billete; mostrando cierto amesetamiento los últimos 30 días, con dólar subiendo".

Actualmente, el costo por cada metro para construir la tipología de vivienda de muy buena calidad analizada llega actualmente a los 1.286 dólares billete. "Si los costos medidos en dólares seguirán subiendo o bajando nadie lo puede asegurar, dependerá del comportamiento del dólar billete. La única certeza que sí tenemos es que seguirán subiendo en pesos argentinos", concluye el informe.


Construcción: dos problemas complican al "ladrillo"

La actividad inmobiliaria no deja de sumar complicaciones y al derrumbe de la compraventa se sigue añadiendo un faltante de materiales que, combinado con la permanente suba de costos, pone en riesgo a los proyectos hoy en desarrollo. Que el valor de los insumos viene subiendo por ascensor es un aspecto sobre el que ya nadie discute: según un trabajo de Reporte Inmobiliario señala que sólo en los últimos 7 meses el costo, en dólares, se incrementó más del 50 por ciento. "Con dólar más estable y fuertes incrementos en pesos se pierde rápidamente la ventana de oportunidad para ahorristas. La baja con respecto a máximos del 2017 pasó del 62 por ciento a ubicarse actualmente en un 43 por ciento por debajo", indicó la consultora. "El costo de construir se apreció en dólares. Aun cuando sigue siendo menor al de años anteriores, a partir de la revalorización del peso en el mercado blue esa ventaja relativa se acortó fundamentalmente en el último semestre", añadió.


Siempre según Reporte Inmobiliario, "el costo para cada metro cuadrado vendible de un edificio asciende a la suma de 673 dólares, habiéndose apreciado tan sólo en los últimos 7 meses un 50,9 por ciento". A ese cambio en el gasto para encarar una construcción hay que adicionarle un contexto de desabastecimiento cada vez más intenso y evidente. Clavos, hierros, chapas, alambres, reconocen en el ámbito de los corralones, se han vuelto materiales escasos o directamente imposibles de ubicar sobre todo en los distritos en torno a la Capital Federal. En el interior profundo, reconocieron sendos comercializadores consultados, no faltan los corralones que incluso venden fraccionado como para, de algún modo, mantener abastecidos a todos los clientes. "A quien viene a buscar 100 kilos de clavos se les vende 20, por poner un ejemplo", indicó un empresario del rubro.


Al margen de la situación en la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Misiones, Santa Fe y la Patagonia están entre los territorios que hoy exhiben faltantes de productos clave para la actividad del real estate. "Según el mes, también hay problemas con el abastecimiento de cemento. La demanda subió mucho desde el último tramo de 2020 a esta parte y la producción, por cuestiones lógicas de la pandemia, nunca retomó un ritmo del 100 por ciento. Hay una incertidumbre que, lamentablemente, juega en contra de las construcciones que se están haciendo", añadió la fuente consultada.


Importados en falta

A la par del problema de producción doméstico, se agiganta el desabastecimiento de artículos importados. En ese sentido, Darío López, presidente de la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) y socio en Arquitectonika, sostuvo que las complicaciones para dar con insumos y materiales provenientes del exterior se multiplicaron durante las últimas semanas. Desde artículos de iluminación hasta variedades de pinturas, e incluso sendas líneas de grifería, la escasez predomina para malestar de un rubro que enfrenta desde la caída sostenida en la compraventa hasta las renovadas limitaciones para avanzar con las obras en marcha.


"Falta una reposición masiva de productos importados. Hoy lo único que se puede comprar es aquellos que los corralones, ferreterías o comercios del sector mantienen como último stock. La diferencia con el año pasado es que antes te decían que en alrededor de un mes te solucionaban la falta de un insumo. Ahora directamente te dicen que no pueden prometerte la reposición", aseguró. "Hay un desabastecimiento fuerte en todo lo que es iluminación. El inconveniente grande es que no hay producción local: todo viene de afuera. Hoy resulta imposible poder comprar una cantidad grande de artefactos. Tenés que ir distribuidor por distribuidor", añadió. López sostuvo que, ante la consulta, los proveedores reconocen que el faltante responde a trabas vigentes para la importación.


"Los containers no entran o, en todo caso, cuando entran después hay demoras. A los proveedores importantes no les están entregando los productos. Algunos te dicen que trates de buscar otras líneas porque mucho de lo disponible el año pasado no se podrá volver a conseguir", dijo. López destacó el faltante de pinturas y pigmentos. Y también dificultades para conseguir grifería, porcelanatos y revestimientos. "En grifería, para un emprendimiento nuevo, no encontrás una línea completa para colocar. Los proveedores no tienen determinadas duchas o, si la tienen, no te pueden garantizar un bidet de la misma línea. Lo mismo pasa con los lavatorios", afirmó. El desarrollador y titular de la SCA sostuvo que el faltante es tal que en Arquitectonika "pusimos a una persona a que solamente se ocupe de buscar y ubicar productos". Según López "el problema es tal que hasta rastreamos insumos por Mercado Libre".


Fuente: iProfesional

16 vistas