¿Cuánto cuesta construir y equipar una oficina en Buenos Aires?

En el 2020 de la pandemia disminuyeron los costos de construcción de espacios corporativos en Estados Unidos y Europa debido a que los contratistas ajustaron los precios para obras en los próximos dos años. En América Latina, en cambio, se vio un aumento en los precios de la construcción, equipamiento y tecnología, mientras que los precios de mudanza y mano de obra se mantuvieron estables, indica un informe de CBRE. En ese contexto, Argentina, y Buenos Aires en particular, se presenta como el mercado más caro de la región pesar de que se haya registrado una leve baja en los costos, con valores que van de USD732 a 2.041 el metro cuadrado para una opción tradicional y de USD771 a 2.149 por m² para una variante más ágil. La modificación con respecto al año pasado se dio en el segundo lugar, con una baja de 28% de los precios en Brasil y un aumento de 33% en Ecuador. Puntualmente, la ciudad de Quito pasó a ser la segunda más cara, seguida por Santiago (Chile), Bogotá, Ciudad de México, San Pablo y, finalmente, San José de Costa Rica.


Los proyectos que ya se encontraban en marcha cuando se introdujeron las medidas de aislamiento han sufrido retrasos considerables en las fechas de finalización. Dado el tiempo que han estado en vigor estas medidas, habrá un período de reactivación a medida que los proyectos recuperen su plena capacidad operacional, lo que podría acarrear costos y demoras adicionales, ya que no se restablecerá inmediatamente la plena capacidad, y muchos países continúan con el distanciamiento social o las restricciones del tiempo de trabajo. "Marcada por el trasfondo económico más cambiante de la región, Argentina es un país donde hacer proyecciones es más complejo que en otros países. Sin embargo, hemos podido analizar los movimientos de nuestro sector del mercado y plasmarlos en una Guía de Tendencias en Costos Globales", afirma Nicolás Ferrero, Project & Cost Manager CBRE Argentina. Para la realización de ese informe se tomó como referencia una planta tipo de 1.000 metros cuadrados que cumple con algunos supuestos. Entre ellos, que el edificio esté ubicado en un distrito de negocios de las principales ciudades del país y que sea de Clase A, que el edificio se encuentre en buen estado, que el diseño sea genérico y el mobiliario y el equipamiento nuevos. En esta línea, se tomaron tres estándares de valores de equipamiento: básico, medio y alto.

Recalculando

Sin dudas, la construcción y reacondicionamiento de espacios de trabajo deberán adaptarse a la nueva realidad. El aislamiento mandó a los empleados a trabajar a la casa y la mayoría de las oficinas premium y medias quedaron vacías. Por ese parate obligado, no extraña que durante el año pasado se haya alquilado un 30,8% menos de metros cuadrados que en 2019 en el segmento Clase B. Según un informe de la empresa de servicios inmobiliarios corporativos Cushman & Wakefield, durante el año pasado se alquilaron un total de 32.364 metros cuadrados de este tipo de oficinas. Más allá de la pandemia, Juan Querol, bróker de la firma, explica que la caída de los alquileres se dio también porque "se renovaron y renegociaron muchos contratos que vencían. Por ese motivo también se registraron menos movimientos de empresas que tomaran o desocuparon metros. En el último trimestre del año, la vacancia del mercado de oficinas clase B, se incrementó levemente en comparación al trimestre anterior y también al mismo trimestre del año pasado, llegando al 8%".


Fuente: BAE Negocios

0 vistas