Cripto: el argentino que reinventó el financiamiento de proyectos inmobiliarios

El mundo del blockchain y las criptomonedas penetra en todos los sectores de la economía, prometiendo descentralización, agilidad y menores costos. El mercado inmobiliario no es la excepción. A la tendencia de las operaciones de real estate con criptomonedas se suma una modalidad que promete revolucionar los mercados de prácticamente cualquier activo.


¿En qué consiste?

Un token es una unidad digital que representa a un activo subyacente. El concepto es similar al de las acciones de una empresa, por ejemplo. Hay un activo, cuyo valor total se representa en uno o en millones de tokens, y luego los compradores adquieren esos “pedacitos de propiedad”. La transacción de ese token queda registrada y validada en la blockchain, por lo que es imposible de manipular. ¿Y si se pudiera representar el valor de un proyecto inmobiliario con tokens? ¿Y si esos tokens, que representan una porción del valor de un desarrollo, pudieran luego comprar y venderse, al igual que una acción? Incluso más: ¿es factible pensar en un proyecto inmobiliario que se financia a través de una oferta inicial de tokens, que luego van incrementando en valor a medida que avanza la obra?


Criptokuántica, una compañía argentino-española, ya opera de esa manera en España. Desarrolla el proyecto Onda Serrano, en Málaga, y en menos de 10 días ya había recaudado US$150.000. En diálogo con LA NACION, Néstor Kreimer, su CEO, afirma: “Estamos reinventando la manera de financiar emprendimientos inmobiliarios”. Se trata de la primera “tokenización” inmobiliaria por oferta pública, algo que es posible en España porque la Comisión Nacional de Valores (CNMV) local ya introdujo el diseño conceptual y jurídico que lo permite. “Hay un régimen que facilita la registración de la oferta pública de los títulos que representan los tokens. Elegimos que los tokens sean títulos de deuda. Son parecidos a una Obligación Negociable”, cuenta Kreimer. Además, agrega que existe una “figura jurídica fantástica llamada préstamo participativo.


Es un préstamo que queda ligado a la suerte de un activo”. Ese activo es el desarrollo inmobiliario; Criptokuántica toma deuda, y el retorno que tiene el “prestamista” es la valorización de la propiedad, que va trepando a medida que avanza la obra. Para dar seguridad, una agenda de rating creada con fondos públicos europeos, Veltis Ratings, certifica la tokenización. Además, el token es totalmente líquido, es decir que puede comprar y venderse a través de la blockchain sin mayores complicaciones. “Es la evolución del crowdfunding. Con US$500 yo puedo entrar a un crowdfunding, pero sigo teniendo un problema: no tiene mercado secundario. Comprás una posición de US$500, pero después es muy difícil a mitad de obra darte vuelta y venderle esa posición a un tercero. La tokenización es la solución a eso, y a medida que se haga más popular va a ser cada vez más sencillo”, se entusiasma Kreimer.


La tokenización combina las ventajas del mundo cripto, con sus tasas altas, y la estabilidad de un mercado al que los argentinos han históricamente acudido para ahorrar y resguardar valor: el mercado inmobiliario. “El activo subyacente, que es el ladrillo, da solidez. Es un diferencial no menor. Ante la volatilidad de las criptomonedas, esto mantiene la estabilidad de un activo estable como el ladrillo”, sigue Kreimer. El proceso, además, se da enteramente sin intervención de organismos centrales ni entes reguladores. Es peer to peer, entre persona y persona. “Estamos en la movida de la desintermediación masiva que implica la criptoeconomía”.

El proyecto Onda Serrano, en Málaga, es uno de los primeros de salir al mercado con tokens

La tokenización ilusiona a desarrolladores e inmobiliarios por igual. “La tokenización de un inmueble democratiza la inversión, da la posibilidad de invertir sumas chicas a alguien que hoy no puede acceder al mercado inmobiliario, pero con este sistema puede ser dueño de un pedacito de unidad”, dice Gabriel Brodsky, CEO de Predial Propiedades. “El día de mañana, no tengo dudas de que la tokenización va a abrir muchas posibilidades”, agrega Hernán Nucifora, desarrollador y CEO de la consultora inmobiliaria Global Investments. Además, Kreimer agrega que “va a transformar el rol de los brokers inmobiliarios. No se tratará más de ayudar a encontrar un inmueble. Será un brokerage puro y duro de carteras digitales de proyectos inmobiliarios en cualquier lugar del mundo, una compraventa constante que abre infinitas puertas de inversión sin importar si se invierte mucho o poco”.


Fuente: La Nación

14 vistas