top of page

Cómo invertir en "hoteles residencia", la nueva tendencia mundial en real estate

El patrocinio de reconocidas marcas mundiales crece en Buenos Aires y toma forma bajo modelos que combinan residencias con servicios de hotel.



Los desarrolladores inmobiliarios buscan formatos originales para tener visibilidad y que sus productos se destaquen en nuevas zonas. El patrocinio de reconocidas marcas mundiales a emprendimientos de real estate crece en Buenos Aires y también en Uruguay, y toma forma bajo modelos de conglomerados que combinan residencias con servicios de hotel.


A través del mismo sistema constructivo y administrativo que los edificios Porsche o Armani con sede en Miami; el Fendi en Punta del Este o el Osten en Buenos Aires, el proyecto para el desembarco de un complejo hotelero residencial de usos mixtos en las playas de Punta del Este va tomando forma.


El mega emprendimiento hotelero y residencial premium estará listo dentro de 4 años y ya se perfila como una opción altamente atractiva para los inversores que buscan oportunidades en proyectos que les den alta rentabilidad en zonas turísticamente activas durante todo el año. La propuesta incluye dos torres entre las que se van a repartir 424 unidades, que van a ser integradas y explotadas bajo la reconocida marca internacional SLS, sinónimo de lifestyle en el mundo.


"La idea de apostar por estos diseños es buscar formatos distintos que nos permitan competir en nuestro rubro y por eso optamos por estos productos que ya han demostrado en el mundo una alta rentabilidad para quienes tomaron el desafío de invertir en ellos", cuenta Alejandro Ginevra, CEO de GNV Group, la desarrolladora que lleva adelante el proyecto del hotel residencia en territorio Uruguayo junto al estudio de Arquitectura Gómez Platero. El empresario ya incursionó en Buenos Aires con la firma gastronómica Osten asociándose para el desarrollo de un edificio residencial premium en el Dique 1 de Puerto Madero.


Icono de lujo y lifestyle residencial


El edificio que planean construir en la playa Brava de Punta del Este bajo la firma y administración de la marca reconocida mundialmente SLS contará con 80 suites de hotel, 344 residencias de propiedad horizontal, desglosadas en 160 estudios, 168 residencias de 1 dormitorio y 16 residencias de 3 dormitorios. Una vez adquiridas por los inversores podrán ser entregadas al pool hotelero para su administración.


La propuesta para comenzar el mega proyecto inmobiliario en el país vecino forma parte de la novedosa tendencia que está en alza en el mundo del real estate y que combina, bajo un mismo concepto estético y de servicios, habitaciones de hotel y residencias individuales -que también cuentan con los servicios hoteleros-.



En Buenos Aires ya existen modelos similares en el Dique 1 de Puerto Madero que permiten opciones de inversión con fines turísticos y que aportan alta rentabilidad por tratarse de opciones habitacionales de lujo con altos estándares. Para el caso de las que proyectan construir en Uruguay, el valor del metro cuadrado de las residencias para la venta se ubicará alrededor de los u$s6.000 y permitirá rentar en aproximadamente u$s300 por noche durante la temporada alta esteña.


Las nuevas residencias hoteleras se ubicarán en la Avenida del mar y La Rambla, en la misma manzana en la que se encuentra el edificio Le Parc una zona en la que está permitido construir en altura. El proyecto será administrado completamente por la firma SLS, un ícono de lujo y lifestyle hotelero en el mundo con sede en Las Vegas, South Beach y Dubai, reconocida por la majestuosidad de sus amenities y servicios de lujo.


Nuevas estrategias dentro del real estate


Las unidades residenciales van a contar con los servicios del hotel y también con los beneficios que aportan los amenities de lujo que en este caso son: exclusivos restaurantes, lounge, bar, piscina en la azotea, spa, gimnasio, salas de reuniones, club infantil, una amplia área comercial y parking. El hotel y las residencias de marca combinarán diseño moderno con altos estándares de calidad y servicios de primer nivel acordes a la plaza de alojamientos de la ciudad balnearia. El complejo se sitúa a 200 m de Playa Brava, sobre un enorme predio de 7.000 m2 con parque y rodeado de vegetación.


Sobre la estrategia de marketing y de venta de contar con marcas que aporten respaldo internacional y que marquen presencia en el escenario local, Ginevra explica que "asociarse con una marca hotelera aporta presencia. Si yo desarrollo un emprendimiento y le pongo un nombre cualquiera, probablemente nadie pueda conocer a fondo cuál es la identidad del edificio.


En cambio, si hago un hotel bajo una reconocida marca, en este caso SLS, todo el mundo sabe la reputación que tienen esos hoteles mundialmente en relación a la modernidad, la gastronomía y el entretenimiento. Esto nos posiciona en el mercado ya que el futuro inversor, a la hora de elegir dónde colocar su dinero, decide comprar una unidad que tiene prestigio por su calidad y construcción. Sabes que te van a entregar una residencia bajo un estilo que ya conoces", explica Ginevra.


Los inversores tendrán la posibilidad de ser propietarios de algunas de las 340 unidades residenciales y ofrecerlas luego a la administración hotelera para que las opere. A través de este mecanismo, los inversores que compren las unidades para residentes temporales ceden al pool de renta unidades con idéntico servicio que el de las habitaciones del hotel, con la misma decoración -ya que se vende el interiorismo para que sea una residencia SLS- pero con entradas independientes, piscinas propias y mayores comodidades.


Para asociarse con cadenas reconocidas internacionalmente, "los desarrolladores inmobiliarios pagamos un porcentaje a las cadenas hoteleras para que nos aporten el nombre y el know del proyecto", detalla Ginevra.



De esta forma, toda la estética y el diseño se estructuran a partir del concepto integral de las marcas que da garantía de calidad pero que también implica un reconocimiento por parte de los inversores.


"La importancia de poder realizar estas asociaciones entre grupos hoteleros reconocidos mundialmente o marcas importantes con desarrolladores inmobiliarios que realizan la inversión le permite al mercado local contar con niveles de exigencia internacionales que obligan a superar los habituales estándares de calidad. Las marcas reconocidas internacionalmente aportan las características constructivas, los modelos, los tiempos y las prestaciones. Por eso "se trata de contratos muy duros", cuenta Ginevra.


La legislación, un paso por detrás del mercado


Si bien es cierto que, tanto en Argentina como en Uruguay, los municipios se están modernizando en relación a las nuevas construcciones de usos compartidos, los códigos urbanísticos y la legislación no están tan aggiornados por lo que el proceso de aprobación se demora más de lo habitual.

En este punto, Ginevra cuenta que "usualmente el mercado, -en este caso el de los desarrollos inmobiliarios-, va un paso más adelante que la legislación y que por eso muchas veces se trata de interpretar los proyectos y de avanzar un poco más despacio".



Fuente: IProfesional

3 visualizaciones
bottom of page