Blanqueo de capitales para la construcción

La alícuota máxima pasará de 25% a 20% y habrá 120 días para ingresar. La oposición apoyará el proyecto y tendría así media sanción este jueves en Diputados.


El Gobierno decidió realizar cambios al proyecto de blanqueo de capitales que se destinen a la construcción y buscará aprobarlo en la Cámara de Diputados este jueves. El oficialismo anunció que reducirá las tasas del impuesto especial que cobrará a quienes ingresen a la exteriorización y extenderá los plazos. La oposición adelantó que votará a favor de la iniciativa, que se encaminará así a tener media sanción este jueves en el recinto. En un plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda junto con la de Vivienda y Ordenamiento Urbano de la cámara baja, los diputados debatieron el paquete de iniciativas que había enviado el Ministerio de Economía al Congreso en octubre para fomentar la actividad de la construcción, entre los que se encuentra, además del blanqueo y una serie de beneficios tributarios para inversiones para el sector.


El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, anticipó que el Gobierno aceptó realizar modificaciones tras las negociaciones con el sector constructor de las últimas semanas. En ese sentido, anunció que las alícuotas del impuesto especial que deberán abonar quienes ingresen al blanqueo serán menores e irán del 5 a 20 por ciento, mientras en la versión original las tasas eran de entre 5 y 25%, según en qué etapa de la exteriorización se hacía el ingreso. Por otra parte, habrá cambios en el plazo para adherir, que pasará de 90 a 120 días. De esa manera, quienes blanqueen capitales (en pesos o en dólares) en los primeros 60 días después de la entrada en vigencia de la norma pagarán un 5% de impuesto especial. Entre los días 61 y 90 abonarán 10% del monto a exteriorizar y entre el día 91 y el fin del proceso se pagará un 20%.


“Las personas humanas, sucesiones indivisas y los sujetos establecidos en el artículo 53 de la Ley del Impuesto a las Ganancias, texto ordenado en 2019 y sus modificaciones, residentes en la República Argentina, podrán declarar de manera voluntaria ante la AFIP, la tenencia de moneda extranjera y/o moneda nacional en el país y en el exterior, dentro de un plazo que se extenderá desde la fecha de entrada en vigencia de esta ley y hasta transcurrido el plazo de 120 días corridos desde dicha vigencia, ambas fechas inclusive”, afirma el artículo 6° del dictamen votado este miércoles en comisiones.


“Los fondos incluidos en la declaración voluntaria de la moneda extranjera y/o moneda nacional deberán depositarse en una “Cuenta Especial de Depósito y Cancelación para la Construcción Argentina (CECON.Ar)”, en plazos y formas que deberán determinar la AFIP y el Banco Central, sostiene el artículo 7°.

Esos fondos podrán ser destinados a “obras privadas nuevas que se inicien a partir de la entrada en vigencia de la presente ley (construcciones, ampliaciones, instalaciones, entre otros) que, de acuerdo con los códigos de edificación o disposiciones semejantes, se encuentren sujetos a denuncia, autorización o aprobación por autoridad competente. Quedan comprendidas dentro de la definición de obras privadas nuevas aquellas que a la fecha de entrada en vigencia de esta ley posean un grado de avance inferior al CINCUENTA POR CIENTO (50%) de la finalización de la obra”, estipula el proyecto actualizado. Para quienes quieran blanquear dólares, el tipo de cambio que se tomará en cuenta será el del tipo de cambio comprador del Banco Nación que corresponda a la fecha de ingreso a la exteriorización.


Según adelantó Heller, una modificación adicional será que “no podrán ser objeto (del blanqueo) tenencias en el exterior radicadas en países de alto riesgo o no cooperantes”, respecto a información fiscal. El proyecto de exteriorización incluye además a quienes ingresen un “bloqueo fiscal” por el cual el fisco no puede cobrar impuestos adeudados por esos fondos no declarados. El blanqueo que el Ministerio de Economía presentó en el Congreso en los últimos días de octubre formó parte de un paquete de medidas que apuntan a impulsar la actividad de la construcción privada y el desarrollo de viviendas. Los tiempos políticos y el debate del Presupuesto, el impuesto a las grandes fortunas y la reforma previsional no dieron lugar a que estos proyectos, que el ministro Guzmán siguió de cerca, puedan formar parte de la agenda parlamentaria. Pero en el temario ingresado para ser debatido en extraordinarias, el oficialismo decidió incluir al paquete para la construcción.


Dentro del mismo paquete está previsto que el Gobierno ponga en marcha beneficios tributarios para quienes inviertan en la construcción, principalmente a través de una exención del Impuesto sobre los Bienes Personales “de las inversiones destinadas a la construcción de inmuebles nuevos durante dos años”. En ese sentido, prevé además dar un crédito fiscal para computar contra el Impuesto sobre los Bienes Personales que va a equivaler al 1% de las inversiones realizadas en construcción. El diputado de la UCR por Misiones Luis Pastori adelantó en el debate en comisiones que Juntos por el Cambio apoyará la iniciativa en el recinte y que solicitará, de cara al debate en el recinto este jueves, que el Ministerio de Economía acceda a incluir artículos para “premiar” a contribuyentes cumplidores en paralelo a la ley de blanqueo de capitales para la construcción.

Fuente: Infobae

4 vistas