Alquileres: la extensión del decreto, ¿es un real beneficio para los inquilinos?

Por efecto de la nueva ley de alquileres sancionada en junio, el incremento en el precio de los mismos no da tregua. Los valores de los contratos mostraron un alza del 61,7% anual, lo que indica 25 puntos por encima de la inflación, que fue del 36% . Esta cifra demuestra un salto real del precio, sin contar la inflación, que se ubica en 17,7 puntos por encima de la inflación y un ajuste a una velocidad del 83% anual en los últimos seis meses, de acuerdo a un relevamiento realizado por Zonaprop. El mismo relevamiento indicó que un departamento de dos ambientes de 50 m² ubicado en la capital porteña se alquila por $30.683 al mes y un tres ambientes de 70 m² por $42.238.


En este contexto, Alejandro Ginevra, presidente de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI) y GNV Group, advierte que “hoy la balanza se inclinó para el lado de los inquilinos y con este marco legal, los propietarios prefieren retirar sus propiedades del alquiler, achicando aún más la cartera y la oferta; lo que termina complicando al inquilino”. Lo paradójico es que pese a los aumentos, quien invirtió en una propiedad para destinarla al mercado del alquiler tiene la renta más baja de los últimos 40 años. “No supera el 2% anual en dólares del valor del inmueble. Es un desastre”, agrega Enrique Abatti, presidente de la Cámara de Propietarios de la República Argentina (CAPRA).


Los especialistas agregan que la continuidad de la vigencia del decreto que congeló los alquileres indica una “falta de seguridad jurídica”. Abatti sostiene que “cuando las relaciones entre particulares son alteradas en forma intempestiva y en detrimento de una de ellas, en este caso contra el propietario, se ve agravado aún más cuando lo que se afecta es un derecho tan fundamental para un estado republicano como es la propiedad privada. En definitiva, se afecta a la sociedad en general, porque el aumento de precios de un rubro tan significativo como el alquiler, genera mayor presión en la economía y por lo tanto mayor inflación”.

Fuente: La Nación

0 vistas